Link copiado al portapapeles
#Futbol

Sí fue penal y en México solo buscamos pretextos


En la cabeza de todos los mexicanos que gustan del futbol el nombre Arjen Robben causa fastidio y un recuerdo triste, frustrante, pues es el nombre de un futbolista que provocó un penal que al final sirvió para que Holanda eliminara a México en los octavos final del Mundial de Brasil 2014. Pero en verdad, ¿Robben es el malo de la película? ¿O simplemente es un pretexto que utilizamos en el país para justificar una derrota?

Para comenzar con el tema es primordial responder la pregunta, ¿era penal? Todo el tiempo nos hemos puesto de acuerdo para decir sin tapujos que no era penal, pero si nos quitamos la venda de los ojos y somos razonables hay que decir que sí había argumentos para marcar un penal. Sí, es cierto que Robben exagera, hace un drama, pero Rafael Márquez toca e interfiere al futbolista dentro del área. Observen de nuevo la jugada, pero antes de hacerlo quitemos de la mente la imagen que nos han vendido.

Robben se encuentra pegado a línea final, hace un recorte y cuando intenta seguir con su camino el pie derecho choca con la rodilla de Márquez y de inmediato se tira. Ante los ojos del árbitro tuvo todos los argumentos para marcar penal, Arjen exagera y provoca el penal. En verdad fue una decisión controvertida, seamos honestos, el arbitraje se puede equivocar y todos estamos conscientes de eso, pero debemos aceptar que México tiene un nivel inferior de futbol al que todos venden.

El tema de la Selección Mexicana tiene que ver con no poder llegar al “quinto partido”, lo sabemos muy en el fondo, conocemos el nivel de nuestro futbol, pero antes de la competencia los medios, la publicidad, todo el entorno se encarga de contagiarnos con el nacionalismo, nos ensalzamos, nos ilusionamos con el éxito y cuando eliminan al equipo nos sentimos decepcionados, frustrados, pero saben una cosa: nos duele más porque conocemos el nivel de futbol que México puede ofrecer, pero nos engañamos pensando que podemos ofrecer más.

Podemos tener partidos buenos, pero tiene que ver con que los futbolistas mexicanos salgan inspirados y que el rival es inferior o están pasando por un mal momento. Hagamos un repaso. Alemania 2006, México fue eliminado por un golazo de Maxi Rodríguez, ¿por qué nos dolió? Sencillo porque no tenemos futbolistas que con una jugada individual puedan resolver partidos. Sudáfrica 2006, Argentina goleó a México 4-1, ¿quién fue el culpable? Los medios y los aficionados apuntaron a una baja autoestima que se reflejó en la conferencia que Javier Aguirre dio un día anterior, otro apunta a la alineación y planteamiento de partido, una más fue a un error arbitral en un fuera de juego en el primer gol, la final fue el error de Ricardo Osorio.

La última es el “no era penal”. Porque no aceptamos el verdadero nivel que nuestro país tiene en el futbol es que ha demostrado a lo largo de la historia, por qué vivimos pensando que vamos a ser campeones del mundo. Todos sabemos que México no es competitivo en las altas esferas, por eso nos preocupamos cuando nos tocan rivales poderosos en el sorteo mundialista.

Aceptémoslo, México no tiene el nivel para competir por el campeonato del mundo. Estamos inmerso en un negocio, un espectáculo donde el objetivo es vender, por ello los comerciales, esos mensajes que ocasionan un sentimiento de ilusión previo y durante un Mundial de futbol. ¿Este año tendremos nivel o buscaremos culpables como lo marca la historia?     

Link copiado al portapapeles

Jair Toledo

Reportero deportivo en busca de datos y la realidad. Conocedor del futbol amateur, tercera división, segunda división y Ascenso MX. Oaxaqueño de corazón... @jaairzon