Link copiado al portapapeles
#Futbol

Cuauhtémoc Blanco, el futbolista que reactivó la Liga de Ascenso


¿Por qué estos equipos estaban dispuestos a pagar un salario exorbitante por un futbolista veterano?

Después de vivir por tres años una aventura en la MLS con el Chicago Fire, Cuauhtémoc Blanco regresó a tierras mexicanas a inicios de 2010. Con 37 años se negó al retiro y aceptó la propuesta del Veracruz para jugar en la Liga de Ascenso. No solo jugó con los jarochos en la división de plata, también lo hizo con Irapuato, Dorados y Lobos BUAP. La pregunta aquí es, ¿por qué estos equipos estaban dispuestos a pagar un salario exorbitante por un futbolista veterano?

Siempre fue un tabú el salario que Cuauhtémoc Blanco percibía por jugar en la Liga de Ascenso, pero los rumores indicaban que era el futbolista mejor pagado. El “Cuau” provocó algo que ningún futbolista había logrado en la categoría de plata: llenar todos los estadios en los que se presentaba. Ya sea para mentarle su madre o para admirarlo en cada jugada, los aficionados compraban un boleto para observar al último referente del futbol mexicano jugando en los estadios rezagados de la Primera División.

La estadía del “Divo de Tepito” en la otrora Primera A era un negocio para todos los equipos. Por ejemplo, si Cuahtemoc jugaba para Lobos BUAP, y el equipo poblano visitaba Cuernavaca para jugar contra Ballenas Galeana en el estadio Centenario, la directiva de los morelenses se encargaba de anunciar que Blanco estaría en su estadio, perifoneaban la zona, repartían volantes y hasta lanzaban comerciales en la radio. Las personas se emocionaban y compraban su boleto, que, casi siempre, subía de precio.

El día del partido era anormal. Históricamente, en la Liga de Ascenso los aficionados no se paraban en los hoteles de concentración para pedir una foto o autógrafo a un jugador. Pero Cuauhtémoc modificó las cosas. En el estadio los comerciantes aprovechaban para vender playeras del América o de la Selección Mexicana con el número 10 en la espalda. Los aficionados desempolvaban las playeras del Valladolid y la portaban para apreciar, desde la grada, un Pumas Morelos contra Irapuato.

En esos partidos había más playeras del América que de los equipos que jugaban. No solo era un día productivo para aficionados, comerciantes y equipo, también para los representantes de medios de comunicación locales, pues aprovechaban su cercanía para pedir una foto o autógrafo. Todos salían felices con la presencia de Cuauhtemoc.

Hizo lo que solo Pablo Larios había logrado,  jugar un Mundial de futbol mientras estaba en las filas del Veracruz en el Ascenso MX. Fuera del éxito económico, ¿que aportó Cuauhtémoc Blanco a la división?

Responder resulta complejo, pero una de las primeras respuestas es experiencia, manejo de vestidor y por supuesto de los árbitros. Con él, dentro de un equipo, siempre existió la armonía y el buen humor. Deportivamente ganó la primera Copa MX para un equipo de la Liga de Ascenso con Dorados. Con Irapuato perdió una final por el ascenso contra Xolos de Tijuana y con los sinaloenses fue derrotado en una final de liga contra La Piedad.

Cuauhtémoc Blanco provocó que la Liga de Ascenso MX se convirtiera en mediática y redituable para todos. Los medios hablaron más de la categoría, más aficionados fueron a los estadio, se vendieron más boletos y los comerciantes aprovecharon el momento. Todos ganaron y al final histórico futbolista regresó para jugar en la Primera División con el Puebla.  

 

Link copiado al portapapeles

Jair Toledo

Reportero deportivo en busca de datos y la realidad. Conocedor del futbol amateur, tercera división, segunda división y Ascenso MX. Oaxaqueño de corazón... @jaairzon