Link copiado al portapapeles
#Futbol

La gloria que el Diablo Núñez consiguió con garra en Tigres


Tigres tuvo en el Diablo Núñez a la figura que sin llevarse el oro demostró la esencia de un equipo con garra.

Es 29 de abril de 1997 y son las eliminatorias mundialistas rumbo a Francia 1998, Chile se enfrentaba a Venezuela en el Monumental de Santiago. El país andino no asistía a una Copa del Mundo desde España 1982 y todos los puntos eran importantes. Aquella noche Iván “Bam Bam” Zamorano se destapó con cinco anotaciones y puso el camino para que los chilenos consiguieran su boleto mundialista como cuarto lugar en la Conmebol (empatados a 24 puntos con Perú, pero superándolos por diferencia de goles).

El Bam Bam ocupó todas las portadas, sin embargo hubo un héroe que no figuró en las fotos, pero que se cansó de mandarle centros a Zamorano para que se despachara con la “cuchara grande”: Claudio Patricio “El Diablo” Núñez Caamaño, el ídolo de los Tigres de la UANL.

Así fue la carrera del famoso chileno que llegó a los felinos en 1996, siempre cumpliendo con su labor y más reconocido por su entrega que por sus goles. Núñez vivió bajo la sombra de figuras mediáticas, pero supo convertirse en leyenda de los Tigres gracias a la garra que demostró siempre, a pesar de nunca levantar un título con los felinos.  

Tigres Chile Clásico Regio Claudio Núñez Chile

***

DUEÑO DEL VOLCÁN FELINO, VINIENDO DESDE ABAJO

En puerta tenemos el capítulo más importante en la historia del Clásico Regio, la Gran Final de Apertura 2017 que representará su edición 114 y 115. A pesar de que ahora en el Estadio Universitario las playeras que más tienen presencia llevan los nombres de Gignac, Valencia, Aquino o Damm, aún hay uno que otro aficionado de más de 30 años que porta con orgullo un jersey de los Tigres con el número 16, marca Aba Sport con rayas felinas y el nombre de Núñez en la espalda.

Existen muchas historias que dicen que las figuras del deporte vienen “desde abajo” haciendo referencia a sus orígenes humildes, en el caso del Diablo este significado tiene un concepto literal, ya que ayudó a conseguir el ascenso de los equipos de sus amores.

Con el Santiago Wanderers fue pieza clave para que el club regresara al máximo circuito y apenas iniciada su leyenda vivió algo similar con el paso de los Tigres en la Primera A.  

Tigres Chile Clásico Regio Claudio Núñez Chile

Tras conseguir el ascenso del Wanderers a la Primera División y consolidarse en la categoría, los principales equipos de Chile pusieron el ojo en él. Colo Colo, Universidad Católica y Universidad de Chile pidieron sus servicios, incluso hay historias que dicen que el mismísimo Real Madrid preguntó por Núñez, caprichosamente el destino lo puso en el norte de México, con los Tigres de la UANL, equipo que marcaría su vida.

“Me pasó algo bien curioso, estaba en Chile jugando bien, me querían los dos equipos grandes y yo quería jugar en uno de ellos. A mí me había dicho el presidente del club que me iba a vender al extranjero. Un día que terminé de jugar con la Selección me dijeron que ya estaba vendido a México y sin consultarme ya estaba hecho todo y yo me sentí muy mal”, reconoció Claudio en una entrevista de 2014 para el periódico Zócalo Saltillo.

A pesar de que la noticia le cayó con desagrado, el tiempo se encargó de que ese sentimiento cambiara por el orgullo.

“No quería viajar todavía, quería estar una año más. No conocía al equipo, no sabía quién era el club, no conocía su historia, pero ya estaba todo. Nos tuvimos que venir con la ‘Coca’ Mendoza, llegamos juntos y hasta el día de hoy siempre lo diré: fue lo mejor que me pasó, que me hayan vendido a Tigres”.  Claudio Núñez, futbolista.

El camino del Diablo con lo felinos se marcó desde su primer duelo. “Fue en Saltillo que debuté, jugando ante Saltillo Soccer, llevaba dos semanas acá, estábamos en el Torneo de Copa, jugamos en miércoles y ganamos 2-1. El día sábado fue el clásico en el Volcán y me tocó marcar, mis primeros goles fueron en un clásico”, declaró.

Este importante duelo para el habitante de Nuevo León lo convirtió en la leyenda que ahora es, el máximo anotador en la historia del Clásico Regio para los felinos, donde convirtió en ocho ocasiones y está empatado con otro ídolo de los amarillos, Walter “Divino” Gaitán. Siendo un purista, Núñez solo tendría siete goles oficiales ya que en el Clásico 61 “mojó” en una ocasión, pero el duelo fue anulado por la alineación indebida de Donizete. Claro que abriendo un poco el panorama, si se le suma el doblete que consiguió en su duelo de despedida ante el Monterrey sería líder en solitario.

El Diablo Núñez también presume tener una de las mejores medias goleadoras de los nicolaítas en torneos cortos con 40 tantos en 94 duelos disputados, promediando un gol por cada dos partidos y 32 minutos. Estos números lo ponen por encima de referentes como Walter Gaitán y Lucas Lobos.  

Los gritos de “Diablo” y cánticos de “Oe, oe, oe, oe, Diablo, Diablo” eran cosa de cada 15 días en el Volcán. Aunque también vivió de momentos difíciles. Claudio Núñez estuvo vistiendo la playera de los felinos en cuatro etapas, en las cuales tuvo salidas que le demostraron que pertenecía a Sultana del Norte. Las lesiones también hicieron que su leyenda no creciera con los color ambar.   

“El haber llegado aquí a Tigres fue lo mejor que me pudo haber pasado, de volver a  jugar a Monterrey, a la ciudad, de ver a la gente de aquí, de lo que la gente ha hecho por mí, y lo que está haciendo, entonces es totalmente favorable… Entonces yo te digo, te reitero, estoy contentísimo de estar en Tigres nuevamente, ojalá que me quede acá todos los años que me queden por jugar en mi vida, eso me encantaría, es una institución que quiero mucho”, declaró al portal Mediotiempo en 2005 previo a vivir su última etapa con los felinos en la Copa Libertadores.

La figura del Diablo Nuñez va pegada a los Tigres, en su tiempo en Nuevo León nunca pudo levantar un trofeo con un equipo que vivía una larga sequía de campeonatos. Esto no impidió que su nombre sea siempre mencionado en las carnes asadas cuando un Tigre está presente.

¿Se imaginan al Diablo con la playera de los Rayados?, esta blasfemia nicolaíta se convirtió en una realidad hace apenas algunos meses cuando en el partido de despedida a Aldo De Nigris, Núñez vistió la casaca del odiado rival. Los aficionados felinos se sintieron traicionados, en su “maldad”, el Diablo siempre fue fiel y tuvo que pedir disculpas a la gente de su “infierno”. El pecado fue perdonado.  

Los años han pasado y su opinión sigue siendo destacada, más cuando se aproximan los dos partidos más importantes en la historia del futbol de Nuevo León. Humilde, Núñez reconoció a los héroes que terminaron la sequía de títulos. “Este es el mejor de la historia, me tocó vivir momentos muy buenos con grandes compañeros, jugadores, pero este equipo desde hace cuatro o cinco años ha sido el mejor de la historia, ahí están los títulos, las Finales, las Liguillas, esperemos que el equipo siga cosechando éxitos”, declaró para El Horizonte.

Claudio se quedó al límite de la mitología felina, lo tuvo todo y nada. Esa copa que se le negó lo tiene rezagado en la amplia lista de ídolos de los universitarios, aunque muchos seguidores de cepa le dan su lugar por la entrega y amor a los colores que demostró.   

Tigres Chile Clásico Regio Claudio Núñez Chile

***

AMO DE LAS SOMBRAS Y EL INFIERNO

Con la selección chilena fue la bujía que hacía funcionar a su selección cuando los nombres de Marcelo Salas e Iván Zamorano se llevaban los reflectores. Con el Wanderers compartió la gloria con Mario Véner. En Tigres respondió pero convivió con los imanes de portadas como Luis “Matador” Hernández y Jorge Campos, hasta con Walter “Divino” Gaitán en la Copa Libertadores.   

Núñez tuvo compañeros a los que hizo brillar y al mismo tiempo lo hicieron mejor jugador. En Valparaíso y San Nicolás de los Garza siempre se contará su leyenda aunque ya algunas generaciones de aficionados nunca escucharon su nombre.   

El Diablo tocó la gloria con los felinos viviendo en el infierno, consiguió ser una figura sin levantar un trofeo y demostró que los equipos se forman con “huevos” más que con billetes.

Link copiado al portapapeles

Ángel Mario Martínez

Periodista Deportivo, amante de las MMA, Kokiri por adopción y Friki con aspiraciones de ser maestro Pokemón @angelmariomtz