Link copiado al portapapeles
#Futbol

En el Ascenso MX se vive del “comes y te vas”


En los últimos 12 años de la categoría de plata han existido 59 franquicias distintas

En el kilómetro 1,121 de la Avenida Lázaro Cárdenas, en el municipio de Santa Lucía del Camino, Oaxaca, cada diciembre se instalaba una feria con motivo de la navidad, juegos mecánicos, zona de comida, conciertos y hasta un espacio para jaripeos. A lo lejos y desolado se encontraba el estadio Benito Juárez, en una de sus gradas se amarraban mecates que servían para detener las lonas.

La última vez que fue ocupado para un evento masivo fue en 2011, cuando Luis Miguel brindó un concierto al público oaxaqueño. Dos años después fue reabierto, durante el mandato de Gabino Cué, quien como gobernador dio las facilidades para que Proyecto Tecamachalco se asentara y existiera la franquicia de Alebrijes en la Liga de Ascenso MX. Ahora en el 2017 ya no existe, fue derribado y en su lugar se construyó un centro de convenciones. En sus 29 años de vida, el inmueble albergó a cuatro equipos: Chapulineros de Oaxaca, Pegaso, Cruz Azul Oaxaca y Alebrijes, todos en la extinta Primera “A”, ahora Ascenso MX, y durante 13 años no tuvo actividad futbolística.

Los equipos de la Liga de Ascenso siempre llegan a una ciudad como novedad, la mayoría apoyada por el gobierno estatal. Si tiene éxito en taquilla, resultados positivos y arraigo con la afición termina siendo un negocio redondo. Si no funciona, dura un par de años y buscan una nueva ciudad para asentarse.

En los últimos 12 años de la categoría de plata han existido 59 franquicias (algunas siguen existiendo, pero cambian de nombre y ciudad), que se han instalado en estas ciudades: Monterrey, Guadalajara, Querétaro, Tamaulipas, León, Hidalgo, Salamanca, Ciudad Juárez, Tampico, Toluca, Puebla, Durango, Coatzacoalcos, Zacatepec, Tabasco, Los Mochis, Irapuato, Tijuana, Culiacán, Celaya, Colima, Cuernavaca, Ciudad de México, Morelia, Torreón, Mérida, Tuxtla Gutiérrez, Veracruz, Chetumal, Orizaba, Aguascalientes, La Piedad, Nezahualcóyotl, Hermosillo, Altamira, Oaxaca, Ciudad del Carmen, San Luis Potosí, Tepic, Zacatecas, Tapachula y Cancún.      

Las ciudades que más franquicias albergaron fueron Guadalajara con: Tapatio, Académicos y Tecos UAG, y Zacatepec con tres franquicias distintas con derivaciones de nombre, al igual que San Luis Potosí.

Hay que recalcar que la contabilización se hizo desde la temporada 2005-2006 al torneo Apertura 2017. Existen otras ciudades que han tenido un paso efímero en la liga de plata, es el caso de Tabasco con los Guerreros, Salamanca con Petroleros, Coatzacoalcos, Colima en dos ocasiones, Chetumal, Hermosillo y sus Guerreros, Ciudad del Carmen con los Delfines y finalmente Tepic con Coras.

Los equipos con más arraigo y que más tiempo han pasado en la liga sin poder ascender son: Celaya, Zacatepec, Irapuato y Mérida.

Ahora las reglas han cambiado, no es tan fácil obtener una franquicia y operar. La carpeta de cargos exige estadio con un aforo para 15 mil espectadores, butacas en todas las secciones, campo de entrenamiento, fuerzas básicas, iluminación y palcos.

La última gran sorpresa ha sido Cafetaleros de Tapachula, equipo que surgió en el Apertura 2015. La liga autorizó que la franquicia llegara a la ciudad con un estadio de sola grada para 6 mil espectadores. Con el paso del tiempo se ha invertido y por ahora se sigue ampliando.

Así en los últimos 12 años han existido 59 franquicias en 42 ciudades diferentes. Algunas han tenido equipos que han pasado sin pena ni gloria y otras han tenido éxito. La Liga de Ascenso representa un volado para los inversionistas y un malestar para los aficionados.  

Link copiado al portapapeles

Jair Toledo

Reportero deportivo en busca de datos y la realidad. Conocedor del futbol amateur, tercera división, segunda división y Ascenso MX. Oaxaqueño de corazón... @jaairzon