Link copiado al portapapeles
#Futbol

Aunque lo “odiamos”, a Don Rober nunca le dio miedo el micrófono


Don Roberto Hernández Júnior llevó el calor de las tribunas en el norte de México a sus micrófonos. Polémico y provocador, así lo recordaremos.

“Qué felicidad, una vez lloré cuando el equipo se fue a Segunda División y hoy lloro cuando el equipo es campeón, campeón del futbol mexicano. Mira nada más, qué momento tan lindo, más hermoso, qué momento más inolvidable. Tigres campeón… Esto es Tigres respetable público, perdón pero la pasión me dio con todo. Y agradezco a mi Diós que me haya hecho tal como soy, así soy. ¿Qué carajos quieren que haga?, así soy apasionado y gustándome siempre el futbol”, fueron las palabras de Don Roberto Hernández Júnior tras el silbatazo final que daba como monarcas al equipo de la UANL después de 30 años de sequía en 2011.

Así era el popular Don Rober, un hombre que hizo del micrófono un arma de polémica deportiva, que se convirtió en la aduana obligatoria de los jugadores en la Sultana del Norte y que intensificó la rivalidad de Tigres y Rayados.

Si no eres cercano al futbol en el norte del país, el nombre de Don Roberto Hernández Júnior puede resultarte extraño, quizá solo escuchaste su narración de los goles de Diego Armando Maradona a Inglaterra en el Mundial de México 1986 y hasta ahí.

Sin embargo, para los aficionados que crecimos cerca de la frontera con Estados Unidos, la voz de Hernández Jr. era como ir a misa todos los días despuecito de medio día. Don Rober acompañó por más de 35 años en televisión las comidas de la familia norteña, aderezaba la conversación y el debate sobre los equipos regiomontanos.

Su fanatismo por el equipo de sus amores: los Tigres (aunque mucha gente lo tachó de americanista vendido a los felinos) lo hizo genio y figura en Monterrey. Nunca tuvo miedo de que el término “reporfan” se le aplicara, cantó a diestra y siniestra que era seguidor del conjunto de la UANL.

Este fanatismo lo hizo figura inmortal para la afición felina y un “viejo loco e ignorante” para la de Rayados. Tenemos que decirlo, Don Rober nunca fue imparcial, pero podía darse esa autoridad.  

Podemos por contar decenas de ocasiones en las que los aficionados al Monterrey o Santos Laguna le marcaron a su programa y en vivo le mentaron la madre. Hernández Júnior sabía cómo calentar los ánimos de la gente hasta llevarlos a cruzar la línea del respeto. Fórmula muy criticada, pero que lo hizo el conductor más provocativo de futbol en México.

Si Tigres jugaba contra tu equipo, dígase Rayados o Guerreros, y ganabas esperabas con ansias el prender el televisor el lunes siguiente en punto de las 14:00 horas para ver al “odiado” conductor tragándose todas las palabras e insultos que lanzó al conjunto de tu amores. Si tu club perdía, no te acercabas a su señal para evitarte un úlcera.  

En el “Volcán” era vitoreado, en el Tecnológico insultado, en el BBVA retado y en el TSM ni sus luces. Así de polarizada era la presencia de Don Rober en los estadios norteños, eso si nunca pasaba desapercibido.

Don Roberto no comentaba, retaba al público, pero nunca fue grosero. Fue un comunicador muy inteligente que supo sacarle jugo a explotar los sentimientos “enfermos” que sienten los aficionados regios por el futbol. Fue alguién que vistió una rivalidad con su fanatismo, pero abrió los micrófonos de su programa, Futbol Al Día, para el debate (incluídas las anteriores mentadas de madre).

La mesa de su programa fue el altar donde las nuevas bombas de los Tigres llegaban a “bautizarse” como felinos y donde las contrataciones de la pandilla llegaban a ser cuestionadas. Todos, absolutamente todos tenían que pasar por la “bendición” de Don Rober.

A final de cuentas, Don Roberto Hernández Júnior marcó una época en los medios deportivos en el norte de México y es LA FIGURA en el micrófono del Clásico Regio… si esto nos molesta, les dejo una respuesta con las mismísimas palabras del maestro de la polémica: “les guste o no les guste… y si no les gusta ¡quéjense con la FIFA!”.

Que Descanse en Paz, Don Roberto Hernández Júnior.

Link copiado al portapapeles

Ángel Mario Martínez

Periodista Deportivo, amante de las MMA, Kokiri por adopción y Friki con aspiraciones de ser maestro Pokemón @angelmariomtz