Link copiado al portapapeles
#Futbol

México 70, el único “premio” de la Guerra del Futbol entre El Salvador y Honduras


Una guerra del futbol que terminó con muchas vidas entre Honduras y el Salvador solo tuvo un premio, el boleto al mundial de México 70.

Política, sociedad y deporte son tres aspectos de los que se puede hablar por separado, pero que tienen una relación muy cercana. Uno de los hechos más contundentes son las guerras, comenzadas por problemas políticos pero que terminan afectando a civiles con miles de muertes y llegan a provocar la cancelación de eventos tan importantes como un Mundial de futbol (Segunda Guerra Mundial).

Sin embargo, en 1969 se cambió el orden establecido y fueron una serie de partidos de futbol los “causantes” de iniciar un combate bélico entre dos países: El Salvador y Honduras.

Decir que la llamada “Guerra del Futbol” (nombrada así por el periodista Ryszard Kapuściński) fue el hecho detonante para que los dos países centroamericanos se levantaran en armas, sería un error. Lo que no se puede descartar es que sirvió para tensionar aún más las relaciones bilaterales que sostenían en ese momento Honduras y El Salvador.

El futbol y problemas políticos pueden ser una muy mala combinación en cierto momento y la Guerra de los 100 días es el mejor ejemplo.

Con el Mundial de México 1970 a la vuelta de la esquina, catrachos y salvadoreños se jugaban el pase a la siguiente ronda. En el otro “frente”, sus gobiernos estaban a nada de atacarse, gracias a una ley impuesta en suelo hondureño, la cual afectaba a cerca de 20 mil salvadoreños, quienes estaban en un riesgo latente de perder sus tierras de cultivo, pues Honduras pretendía beneficiar a sus ciudadanos con su reglamentación.

El 8 de junio de 1969 fue el “inicio” de todo. Ese día se disputó el primer partido entre selecciones y Tegucigalpa (Honduras) fue la ciudad que recibió la primera batalla, con un resultado final de 1-0 a favor de los locales, pero aún faltaba el encuentro de vuelta.

El 15 de junio, ya en suelo salvadoreño, se dio el segundo round y los locales se llevaron el triunfo, provocando un empate de resultados (no había global, se debían ganar los dos partidos para seguir avanzando) y con eso un tercer partido, esta vez en un patio neutral, donde México fue el elegido.

Todo esto en un ambiente tenso socialmente, en el que los pocos aficionados del otro equipo y las selecciones mismas sufrieron en demasía al ir a jugar a campo rival.

Y sí, la rivalidad, tensión y expectación también viajó hasta el estadio Azteca, donde prefirieron separar aficiones y poner elementos de seguridad a disposición, por si necesitaban. Aquel 27 de junio terminó con un 3-2 a favor de los salvadoreños, que dejó sin esperanzas a Honduras y que, pareciera, les sirvió para envalentonarse, pues solo 17 días después de ese partido en suelo mexicano explotó por completo el problema bélico con El Salvador atacando al pueblo hondureño.

“Hoy (14 de julio de 1969) a las seis de la tarde empezó la guerra entre El Salvador y Honduras la aviación de El Salvador bombardeó cuatro ciudades hondureñas. Al mismo tiempo las tropas de El Salvador violaron la frontera con Honduras intentando penetrar en el interior del país”, reportó Kapuściński, quien realizó toda la cobertura del suceso.

Tan solo cuatro días después, con futbol, explosiones y muertes atrás, el conflicto concluyó gracias a la intervención de Organización de Estados Americanos, que ayudó a negociar.

Sin embargo, las diferencias políticas entre ambas naciones se mantuvieron todavía por 11 años más, hasta que en 1980 se dio la firma del tratado de paz, donde se terminaron por cerrar los acuerdos que dieron origen a aquella guerra de 1969.

El saldo total de aquella disputa internacional terminó con la muerte de entre cuatro y seis mil personas, más 15 mil heridos y con El Salvador como el “gran ganador”, gracias a un solo aspecto: asistió a la Copa del Mundo de 1970.

No, fuera de eso no hubo otro gran premio, porque en la verdadera guerra no hubo país triunfador.

Link copiado al portapapeles

Ángel Mario Martínez

Periodista Deportivo, amante de las MMA, Kokiri por adopción y Friki con aspiraciones de ser maestro Pokemón @angelmariomtz