Link copiado al portapapeles
#Futbol

La Copa Confederaciones solo es una cáscarita previa al Mundial


A un año de que comience el Mundial solo se habla de una cosa: la Copa Confederaciones. Que quienes conforman las listas, que si ya llegaron los países a la sede, donde se hospedan, a qué hora entrenan y todo eso que envuelve a un torneo de la FIFA, pero alguien se ha preguntado realmente para qué sirve este certamen.

Hasta el momento (antes de Rusia 2017) van nueve ediciones de la Confederaciones y probablemente muchos, con el tema en su apogeo, podrían decir a los campeones al derecho y al revés. Sin embargo, habrá varios que apenas se los aprendieron y otros más no los pueden nombrar (y no es obligación), porque en realidad ganar la Copa no te va a dar un gran reconocimiento histórico al paso de los años.

“Quien gana el Mundial es el mejor del mundo. Quien gana la Euro es el mejor de Europa. Quien gana la Copa América es el mejor de Sudamérica. ¿Entonces qué es quién gana la Copa Confederaciones?”, mencionó el analista Alexis Martín-Tamayo (Mister Chip), y la pregunta tiene coherencia, pues el campeón de este certamen puede ser llamado el mejor, ¿pero de qué?

Bueno, pero al final de cuentas, el hecho de ganar este torneo a un año de que se dispute la Copa del Mundo tiene relevancia, no lo podemos negar, pues inmediatamente los ojos del mundo lo colocarán como una de las selecciones a seguir para el torneo más importante 12 meses después.

Sin embargo, el ganar la Copa Confederaciones, así como muchas otros aspectos en el futbol, también trae consigo una maldición, ya que ningún ganador de este torneo ha sido campeón del Mundial inmediatamente. El más cercano fue Francia en 2006, pero todos recordamos el cabezazo de Zidane y la derrota ante Italia.

Ahora bien, lo que si no deja de haber es dinero. Las selecciones no iban a jugar de a gratis, ¿verdad? Por eso, todos los equipos, aunque no pasen de la fase de grupos, se llevarán una “módica” cantidad de millones de dólares. Los premios económicos son repartidos de la siguiente manera:

Fase de grupos: 1.7 millones de dólares
Tercer lugar: 2.5 millones de euros
Subcampeón: 3.6 millones de dólares
Campeón: 4.1 millones de dólares

Otro punto a favor de esta copa es la cohesión que puede tener un equipo, dar oportunidad a jugadores, mejoras en su sistema de juego y enfrentarse a grandes selecciones. Y para las federaciones también es una gran ventaja, pues conocer la sede un año antes puede significar una mejor planeación en logística e incluso hasta para prepararse en el aspecto climatológico.

Probablemente para la Copa Confederaciones del 2029 (si es que todavía existe) no todos se acuerden del campeón en 2017, pero al menos sigue siendo un buen pretexto para ver a grandes jugadores y selecciones, darse una idea del nivel que presentarán el próximo año, juntarse con los amigos y celebrar un triunfo importante en un torneo con reconocimiento a nivel mundial. Aunque una duda siga siendo la misma: ¿el mejor de qué es el triunfador de la Confederaciones?

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106