Link copiado al portapapeles
#Futbol

Las Chivas y la Selección Mexicana son como dos gotas de agua


Al minuto 22 el estadio Universitario se quedó sorprendido y al 42 enmudeció completamente. Alan Pulido y Rodolfo Pizarro se encargaron de poner a las Chivas con un 2-0 en la final de ida del Clausura 2017 frente a unos favoritos Tigres que no eran lo que se esperaba.

Con sus 11 mexicanos en la cancha, Matías Almeyda y sus dirigidos estaban dando un golpe de autoridad en el Volcán. Todos presionando, cortando circuitos y tocando de buena forma. Los narradores lo decían: un juego perfecto del Rebaño, sin fisuras… hasta el minuto 85.

En tres minutos André-pierre Gignac deshizo la “perfección rojiblanca”. En 175 segundos el mejor juego de la temporada para las Chivas se esfumó y nos hizo recordar a un equipo en particular: la Selección Mexicana.

Sí, al Tri le ha pasado lo mismo que al conjunto de Guadalajara. Cuando más se debe tener temple, es cuando más endeble se ha visto la seguridad de los jugadores. Chivas se asustó con el primer gol del francés y no pudo sostenerse ni futbolística, ni mentalmente. Dos minutos después le empataron y les alejaron esas esperanzas del campeonato.

México vivió lo mismo en Brasil 2014 contra Holanda. Llegó como víctima al tener a la Naranja Mecánica enfrente pero se paró bien en el campo. Aguanto de buena forma, jugó en conjunto y encontró el gol que tanto querían y 88 minutos duró la “perfección mexicana”. Seis minutos después todo se fue a la borda. Un gol de Sneijder y otro de Huntelaar fulminaron los sueños mundialistas.

¿Y contra Argentina en 2006? Casi la misma situación. México lució, hizo un partido de esos imborrables, fue más que los pamperos en muchos lapsos del juego y pudo hasta ganar, pero se fueron a los tiempos extra. Minutos después un gol de otro mundo acabaría con su camino.

Sí, Chivas es el fiel reflejo de México. Con 11 mexicanos en la cancha, después de un juego impecable, ambos terminaron por asustarse en el momento clave. Lo del Rebaño aún tiene arreglo y no está perdido, hay una segunda oportunidad para demostrar que puede salir vencedor ante un favorito. Sí, así como también lo ha hecho la Selección Mexicana en muchas ocasiones.

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106