Link copiado al portapapeles
#Futbol

¿Es ‘Monchi’ el nuevo “Rey Midas” del futbol europeo?


Podríamos escribir su nombre completo, pero si decimos Monchi es más posible que lo reconozcan. Y es que él fue el encargado de revivir al Sevilla, en lo deportivo, pero sobre todo, en lo económico. Donde dio cátedra de cómo hacer negocios.

Si hay un papel relevante en el mundo del futbol, más allá de los jugadores y entrenadores, es el de los directivos, sobre todo los deportivos. Esos que se encargan de ver jugadores, hablar con ellos, ficharlos y si es posible venderlos. Ramón Rodríguez Verdejo, Monchi, sabe perfectamente de lo que hablamos, pues se ha ganado el ser considerado como uno de los mejores (tal vez el mejor) en su trabajo.

Si en el beisbol fue Billy Beane y en el basquetbol lo es Daryl Morey, el futbol no podía quedarse atrás en las formas “innovadoras” de hacer sus fichajes y eso es lo que hace Monchi desde el 2000, cuando ocupó por primera vez esa silla en las entrañas del Sevilla.

“El club era un desastre y yo hacía de todo. El entonces presidente, Roberto Alés, me propuso ser director deportivo y yo no tenía ni idea”, así recuerda el principio de su andar Rodríguez Verdejo, hace 17 años, en una entrevista para el diario El País.

Pero para Monchi la institución sevillana no era una desconocida, pues fue parte de ella como jugador desde 1988 hasta el año 2000, cuando se retiró, no sin antes pasar por la cantera del Club Deportivo San Fernando, en Cádiz. Por eso no resulta extraño que conociera a la perfección las virtudes y defectos del club.

¿Quién diría que casi dos décadas después su gestión es reconocida por los clubes más importantes de Europa? Y es que Ramón se encargó de llevar al equipo andaluz a su etapa más gloriosa, hablando en materia económica y también de títulos.

Cuando empezó en la dirigencia deportiva, el Sevilla solo podía presumir cuatro títulos (considerando ligas, copas nacionales y torneos en Europa), a 17 años de distancia, y con el adiós de Monchi ya firmado, el palmarés del club creció con nueve trofeos más en sus vitrinas. Destacando sus tres Europa League consecutivas (13-14, 14-15 y 15-16).

Sin embargo, el legado más impresionante que dejó fue su capacidad para hacer visorias y sacarles el máximo posible, tanto en la cancha como a la hora de venderlos. No por nada, Verdejo dejó más de 200 millones de euros en plusvalías mientras estuvo al frente. Dentro de esos movimientos “maestros” se encuentran las compras a bajo precio de jugadores como Dani Alves, Krychowiak y Kevin Gameiro, quienes fueron vendidos como verdaderas “joyas de la corona” a otros clubes.

¿Y cuál es el método de Monchi? De acuerdo a sus propias palabras, 16 personas conforman su equipo de trabajo, quienes en agosto (así como en el futbol mundial) comienzan su “temporada”, creando un “11 ideal” de diferentes ligas europeas y también de las menos conocidas, donde sabe que los clubes poderosos no llegarán.

Para diciembre tiene en sus manos reportes de 150 futbolistas por posición y a partir de ahí viene el descarte, hasta quedarse con ocho o diez jugadores, para después pasar a la “guillotina”. Después “los catalogamos de la A a la E. A es un jugador para firmar de manera inmediata. B significa que es muy interesante. C, jugador a seguir. D, jugador a descartar y E, como digo yo, que se dedique a los estudios”, mencionó Verdejo a El País.

Por supuesto, así como lo mostramos, no parece muy complicado a simple vista, ya que no estamos considerando viajes, ir a partidos o ver videos de los jugadores en repetidas ocasiones, todo eso para tratar de dar en el “clavo” y ver si funcionan en el primer equipo. Bueno, pues Monchi lo logró por varios años, eso sin contar que se encarga de los fichajes de entrenadores como lo fueron Unai Emery y quien lleva las riendas actualmente del Sevilla, Jorge Sampaoli.

En 2015, Ramón Rodríguez dejó ver la “crónica de un adiós anticipado”, cuando en una entrevista afirmó estar “desgastado y no sé cuánto me queda en las pilas para aguantar. Algún día me iré del Sevilla”. En 2017, solo dos años después, se cumplieron sus palabras y dejó al “club de sus amores”. Sin embargo, el “método Monchi continuará vigente, pues sus aspiraciones ahora forman parte de la AS Roma de Italia.

No, pese a que lo cortejaban (o eso se dice) grandes clubes con un poder financiero mayor como Real Madrid o Tottenham, el directivo optó por irse a la Roma, que en años recientes no ha tenido el éxito que su historia le aqueja, buscando el reto de levantar un club, justo como lo realizó en Sevilla en el año 2000 casi por obligación.

“Voy a dar todo lo que tengo para ayudar a Roma a subir tan alto como sea posible”, dijo Monchi cuando se dio a conocer su llegada al club. Hoy sería una grosería dudar de él.

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106