Link copiado al portapapeles
#Futbol

La Ciudad de México no es mercado para la Liga de Ascenso


Una franquicia de Ascenso no representa una buena inversión por la nula afición, seguidores que prefieren pagar un boleto en la Primera División antes de asistir a un partido de categorías menores

Socio Águila Futbol Club fue el último equipo de la Liga de Ascenso (antes Primera A) que tuvo como sede la Ciudad de México, pero tan solo dos años bastaron para que el equipo desapareciera. El estadio Azteca fue un inmueble que le quedaba grande a la filial del América, misma que servía para foguear a la fuerzas básicas del primer equipo y alguno que otro extranjero que era probado en la escuadra que fue dirigida por Cecilio de los Santos y presidido por Alfredo Tena.

Socio Águila solo es el recuerdo de un proyecto en la liga de plata que quedó olvidado por la afición. Pero ¿por qué no funciona un equipo de Ascenso en la Ciudad de México?

Quizá la primera respuesta sea porque existen tres clubes de gran tradición. Cruz Azul, Pumas y América concentran una gran cantidad de aficionados que están acostumbrados por historia a la Primera División. La creación de una franquicia en la liga de plata no sería negocio en la CDMX, podría ser redituable si tuviese un arraigo como sucede en Neza, pero divisiones inferiores nos enseñan que simplemente la afición no voltea a ver a otros equipos de categorías menores.

La Ciudad de México cuenta con un equipo en la Segunda División Premier con derecho a ascenso, que a pesar de representar a una delegación es olvidado por los habitantes. Club Sporting Canamy tiene su sede en el estadio “Valentín González” en el Deportivo Xochimilco, para el torneo Clausura 2017 el equipo apenas pudo sumar 9 puntos en 15 partidos disputados lo que le bastó para mantener la categoría y salvarse del descenso. Aunque el equipo comienza a crear arraigo, pues también tiene un equipo en la Tercera División, la afición no ha respondido. En el actual torneo fueron alrededor 100 personas que se daban cita a los partidos para apoyar, la mayoría familiares o amigos de jugadores del equipo.

Si en la Segunda División no responde, sucede los mismo en Tercera. La CDMX cuenta con 6 equipos en la Tercera División Profesional, solo Sporting Canamy funge como franquicia de la Segunda y tiene su sede en Xochimilco. Los demás son: Azules de la Sección 26 (Deportivo Plutarco Elías Calles), Castores Gobrantacto (Deportivo Francisco I. Madero), Club Marina (Deportivo Rosario Iglesias), Club Unión Magdalena (Estadio Primero de Mayo) y Halcones Zuñiga (Deportivo Carmen Serda), todo los clubes fungen con el tema formativo, pero ninguno con arraigo de afición.

Socio Águila fue el último equipo que lejos de ser un negocio y crear afición, benefició al América con el proceso formativo de sus fuerzas básicas. Incluso Pumas tuvo que mandar su filial de Ascenso al estadio Centenario en Morelos. Por lo menos allá podía cobrar un boleto y crear un negocio que reafirmara la pasión por la Universidad en otro estado. Lo mismo con la filial de Cruz Azul que estuvo en Hidalgo y Oaxaca, lejos de la Ciudad de México.

Los equipos grandes de la CDMX prefieren tener equipos representativos que ayuden a sus fuerzas básicas a desarrollarse, pero siempre teniendo como sede sus instalaciones deportivas.

Una franquicia de Ascenso no representa una buena inversión por la nula afición, seguidores que prefieren pagar un boleto en la Primera División antes de asistir a un partido de categorías menores. Tan solo en Copa MX los tres equipos de la capital tienen entradas muy bajas cuando reciben a un equipo de la liga de plata, la conclusión es: la Ciudad de México no es mercado para la Liga de Ascenso MX.

 

Link copiado al portapapeles

Jair Toledo

Reportero deportivo en busca de datos y la realidad. Conocedor del futbol amateur, tercera división, segunda división y Ascenso MX. Oaxaqueño de corazón... @jaairzon