Link copiado al portapapeles
#Futbol

América necesita un nuevo Chespirito


Cuando surgió el programa de Chespirito protagonizado por Roberto Gómez Bolaños en 1970 los personajes estaban perfectamente delineados. Un año después y de la mano de Chespirito surgió “El Chavo del 8”, un programa cómico que relataba la historia de un niño pobre de ocho años y su convivencia con las demás personas que habitaban en una vecindad. El programa fue todo un éxito que en poco tiempo alcanzó un número de televidentes impensables en un inicio, Televisa supo bien cómo utilizar lo mediático que era el programa y le dio legitimidad a otro producto de su propiedad: El Club América.

Para los años setenta el América vivió uno de los momentos más dulces de su historia, tenía al ídolo Enrique Borja, el mediocampista más temido Carlos Reynoso y a uno de los mejores tiradores: “Pata Bendita”. En los programas de Chespirito no se cansaban de expresar lo grande que era el club y el Chavo del 8 anhelaba ser Enrique Borja. Televisa tampoco se cansó de expresar a través de sus programas la grandeza del equipo.

El gran golpe mediático para América sucedió en 1978, después de conseguir la Copa de Campeones de Concacaf y ganarle a Boca Juniors la Copa Interamericana, el dueño decidió festejar de gran forma. El actor que le daba vida a “Chespirito”, Roberto Gómez Bolaños, se encargó de protagonizar la película “El Chanfle”, un filme que trataba al América como el equipo más grande de México, además se expresó todo lo que estaba detrás del equipo con la historia de un aguador.

Así el dueño del América aprovechaba los recursos  y el poder que le otorgaba tener a la televisora más grande del país, el mensaje estaba transmitido y el fervor por los colores del equipo no solo se vivían en la cancha, también lo sentías al sintonizar el Canal de las Estrellas. El gran éxito de la película incentivó a grabar “El Chanfle 2”, de nuevo el objetivo rondaba en los administrativos de las Águilas.

La simpatía con el programa llevaba al equipo a ganar más aficionados, incluso en otros países comenzaron a conocer al club y a su equipo por las menciones que tenían en el Chavo del 8. Los cremas no tenían la necesidad de contratar a una agencia de publicidad, tener a un medio de comunicación de respaldo llevó a que el club fuera difundido en las distintas plataformas de ese entonces, las Águilas fueron conocidas como el equipo de “ricos”, una escuadra que tenía dinero y la posibilidad de contar con el medio de comunicación más grande de México y América Latina.

Así transcurrió el éxito del América, con mensajes que rectificaron la grandeza del equipo y su afición. Todavía a principios del año 2000 la televisora lanzaba la campaña “Ódiame más”, un slogan que se transmitía durante los cortes comerciales de su programación, en revista de su propiedad y en el Estadio Azteca. Los aficionados captaron el mensaje y sencillamente los llevaron a las gradas, todo un éxito.

Pero ahora quedó en el olvido, lo que era una relación de ganar-ganar para el equipo y la televisora se terminó, aunque el club sigue siendo propiedad de Televisa ya no lanza mensajes mediáticos a su afición. Lo que tendría que ser un año importante, terminó en fracaso. En el Apertura 2016, América celebró 100 años de existencia, la afición esperó una gran fiesta, pero ni a los preparativos llegaron. Lo que parece un divorcio de la televisora con el equipo se vivió en el centenario, los problemas económicos están reflejados, ya no es el club con grandes fichajes.

Por ahora Televisa necesita de mensajes que provoquen a la afición del América, es necesario de otro Chespirito para dar legitimidad al equipo y a una afición que ha sido olvidada.

Link copiado al portapapeles

Jair Toledo

Reportero deportivo en busca de datos y la realidad. Conocedor del futbol amateur, tercera división, segunda división y Ascenso MX. Oaxaqueño de corazón... @jaairzon