Link copiado al portapapeles
#Futbol

Una lesión, lo único que necesita un futbolista para terminar su carrera


Las lesiones son normales en el futbol y en cualquier deporte, aunque unas resultan tan graves que terminan por arruinar el futuro de los futbolistas.

El rumor de que Yasser Corona tendrá que retirarse del futbol, después del accidente que lo llevó hasta la operación de cervicales, ha sido esparcido como pólvora. Ante la situación, Xolos, su club, ha salido a decir que para que esa decisión se tome, aún falta tiempo. Sin embargo, esta circunstancia nos ha llevado al pasado, para recordar a aquellos futbolistas que terminaron su carrera por una lesión de importante gravedad.

Carlos Sánchez

El jugador pertenecia al América, pero el 2012 de agosto de 2008 sufrió un infarto cerebral que lo llevó al hospital y a terminar su carrera como futbolista profesional. Incluso, se metió en una batalla legal con el club por su lesión, reclamando que lo sucedido fue por negligencia médica del club, al no atenderlo adecuadamente después de un golpe en la cabeza que sufrió tres meses antes.

César Andrade

Considerado una promesa del futbol mexicano, Andrade vio como su carrera futbolística terminó de manera intempestiva el 10 de noviembre de 1999, después de combinar el alcohol y el volante. Después de accidentarse en su automóvil, al joven jugador de Atlas tuvieron que amputarle la pierna derecha y su sueño de seguir en la cancha.

Sergio Ávila

Recordado como el “Gauchito”, Ávila comenzaba a destacar con el primer equipo de las Chivas, hasta que fue sometido a una operación de cartílago en su rodilla derecha. Tras la intervención, el propio médico del Guadalajara aseguró que el futbolista no había quedado apto para continuar desarrollando futbol de alta competencia.

Alberto Onofre

Considerado como el “volante que pudo cambiar la historia de México”, Onofre sufrió una fractura de tibia y peroné cuatro días antes de iniciar el Mundial México 70. Tras la lesión, Alberto no volvió a ser el mismo, en parte por perderse la justa mundialista, y vio su retiro del profesionalismo a los 27 años.

Ignacio Trelles

Recordado como una leyenda del banquillo de Cruz Azul, “Nacho” Trelles no tuvo la misma suerte en la cancha. En 1947 sufrió una fractura de tibia y peroné que lo retiró, cuando jugaba en el Atlante.

 

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106