Link copiado al portapapeles
#Futbol

¿Regla 10/8 para los técnicos? Una norma no escrita en la Liga MX


“Yo creo que, de repente, se dice que hay que confiar más en el mexicano, pero nada más se dice y no se lleva a cabo. Es como una incongruencia, ¿no?”, mencionó Ramón Morales acerca de la cantidad de directores técnicos mexicanos en la Liga MX.

Mucho se ha hablado de la famosa regla 10/8 que está afectando al jugador mexicano. Menos oportunidades en el campo son un factor común jornada tras jornada, donde apenas y se llegan a poner en el once inicial a tres mexicanos, dependiendo el club.

Sin embargo, no sólo los jugadores son dañados por la “intromisión” de los extranjeros, pues parece que también hay una regla no escrita que no permite un mejor desarrollo de técnicos aztecas en la Liga MX.

Considerando a los 17 equipos que conforman el máximo circuito del balompié mexicano, tan sólo siete de ellos pueden presumir de darle las riendas a DT’s nacidos en México. Los conjuntos “nacionalistas” son: Xolos, Pumas, Santos, Atlas, Necaxa, Querétaro y Jaguares (¿dónde están las patrióticas Chivas?), pero no todo es miel sobre hojuelas en esos siete clubes.

De los conjuntos mencionados, pese a que dan oportunidad a los aztecas, únicamente tres pueden decir que se arriesgaron a algo nuevo. Los felinos le dieron la oportunidad a Francisco Palencia apenas en el Apertura 2016. Los “Rayos” dejaron ver un rostro nuevo con Ismael Sosa, que les dio el ascenso y los metió hasta las semifinales en el semestre pasado. Y, por cuestiones de necesidad, los “Gallos” acaban de dejarle la responsabilidad a Jaime Lozano, quien tomó el lugar de Víctor Manuel Vucetich.

Los otros nacidos en México son Miguel Herrera, José Manuel de la Torre, José Guadalupe Cruz y Sergio Bueno, viejos lobos de mar y con una larga carrera en el futbol profesional.

Ya ni pensar en los otros conjuntos como América con Ricardo La Volpe, Tigres con Ricardo Ferretti y Veracruz con Carlos Reinoso, técnicos que además de ya tener bastante tiempo dirigiendo, han pasado por una cantidad importante de equipos.

En contraparte a la situación de la Primera División, el Ascenso MX saca la cara por los mexicanos y se han dedicado a ofrecer oportunidades al talento nacional, pues de los 18 equipos solo tres tienen a un entrenador no nacido en México. Murciélagos (Marco Antonio Figueroa), Venados (Bruno Marioni) y Dorados (Gabriel Caballero).

Por si fuera poco, también la liga de plata se ha arriesgado a poner en los banquillos nuevos rostros como el de Eduardo Fentanes, Rafael Puente Jr, Irving Rubirosa, Omar Ramírez y Hugo Mora, entre otros que sí tienen la capacidad y quienes podrán seguir los pasos de Sosa con el cuadro de Aguascalientes.

Parece que no hay punto inobjetable: el futbol mexicano se está haciendo cada vez más extranjero. El futbolista es la materia prima y por ello se ha hablado a mayor profundidad, pero también es evidente que los banquillos necesitan lo que ha pedido Ramón Morales: confiar en el mexicano, al menos en la Primera División.

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106