Link copiado al portapapeles
#Futbol

En Paraguay y México, ya nadie extraña a Salvador Cabañas


Aquel 25 de enero de 2010 sucumbió en todo el futbol mexicano, sobretodo en el América y por supuesto en Paraguay. Salvador Cabañas fue herido de bala en un bar de la Ciudad de México y se encontraba luchando por su vida en un hospital.

Días antes el futbolista se derrumbó en la cancha del estadio Morelos, “Chava” caminaba por la banda con rumbo al área rival para esperar un cobro de esquina. Entonces un objeto impactó su espalda y cayó al césped, se trataba de una botella de refresco. Por algunos segundos se mantuvo acostado hasta que llegó la asistencia médica, después se levantó e ingresó a los últimos minutos del partido que América perdió contra Monarcas.

En el hospital recibió distintas muestras de cariño del futbol mexicano y de su país, incluso el entonces presidente de Paraguay, Fernando Lugo lo visitó y le brindó todo el apoyo necesario para su pronta recuperación. Su país sabía que había perdido a alguien fundamental, la albirroja estaba partida, su capitán ya no estaría más. Pero ya instalados en Sudáfrica 2010 las cosas cambiaron, Edgar Benítez cargó el número 10 y para nada le pesó.

Paraguay arrancó ese Mundial con un empate contra Italia, después derrotaron a Eslovaquia y finalmente empataron con Nueva Zelanda, sumaron 5 puntos y terminaron siendo líderes del grupo “F”. En octavos de final se midieron a Japón, a quienes derrotaron en la tanda de penales y en cuartos dieron una gran exhibición de futbol contra España. Estuvieron cerca de dar la campanada y continuar, pero perdieron 1-0. Fue un excelente Mundial en donde jugadores dirigidos por Gerardo “Tata” Martino hicieron olvidar a su Salvador.

El comercial en donde “El Mariscal” aparecía comandado a su selección quedó olvidado. Por su parte, América terminó el torneo “Bicentenario 2010” eliminado por Toluca en cuartos de final. Para el siguiente torneo buscó una nueva figura para suplir a Cabañas y continuar con su grandeza en el futbol mexicano, Christian Benítez se encargó de hacer olvidar al guaraní y con sus actuaciones sumó un título más para las Águilas.

Nada pasó después, Salvador Cabañas declaró en 2014 que ya tenía un precontrato de un millón 700 mil dólares para jugar en el Manchester United o en otro equipo grande del mundo. Un torneo antes, América lo convenció de no salir a Europa y le ofreció quedarse a cambio de una gran propuesta económica.

“En el América me doblaron mi salario y me dieron un departamento en Acapulco y otro en Cancún para retenerme (en forma momentánea)”.- Salvador Cabañas.

Su entonces esposa, María Lorgia, afirmó que existía un precontrato para jugar con el Sunderland de Inglaterra. Tras el accidente su carrera se vino abajo, no hubo más. Se cuenta que su atentado vino precedido de los excesos con los que vivía cuando era una estrella en el futbol mexicano.

“En esos tiempos él estaba tomando mucho. Yo le decía que fuéramos al psicólogo o a algún terapeuta, pero no aceptaba. Estábamos con muchas confrontaciones de pareja por infidelidades y otras cuestiones. Él me decía que yo era la culpable de todo eso”- María Lorgia

América continuó, reemplazó a “Chava” con otra estrella. Paraguay hizo un excelente Mundial y todos se olvidaron del futbolista mediático que hace siete años recibió un balazo en la cabeza. Se le recuerda como el hombre que pudo cambiar el destino de futbol en su país y ahora entrena para enseñar a las nuevas generaciones. Actualmente radica en Itauguá con sus padres, entrena a niños del Deportivo Capiatá y ayuda a la elaboración de pan.

“Y bueno, aquí estoy, tratando de recuperarme. Estamos saliendo adelante”.

 

Por Jair Toledo

Link copiado al portapapeles

Jair Toledo

Reportero deportivo en busca de datos y la realidad. Conocedor del futbol amateur, tercera división, segunda división y Ascenso MX. Oaxaqueño de corazón... @jaairzon