Link copiado al portapapeles
#Futbol

AC Milan: la añoranza de Sacchi, Capello y Ancelotti


“Se habla del Milán de Sacchi, de Zaccheroni y de Ancelotti, pero nunca del Milán de Berlusconi […]”, mencionó el dueño del club italiano en el año 2004.

En 1899 nació uno de los equipos más poderosos de Italia y el mundo, aunque también ha pasado por varios altibajos desde su nacimiento hace 117 años. Capaz de ser ganador por dos o tres años seguidos, hasta mantener largas sequías, así es la historia del AC Milán.

El Milán han conseguido 18 títulos en la Serie A y siete Champions League (Copa de Europa), además el conjunto rossonero puede presumir que su mejor etapa la vivió a partir de que Silvio Berlusconi llegó a la presidencia del club en 1986.

Tras ser rescatado de una crisis económica, el Milán comenzó su renacer en 1987 cuando Arrigo Sacchi tomó las riendas y lo llevó a ganar la liga en su campaña debut. Además de conquistar la Copa de Europa en dos ocasiones consecutivas (89-90/90-91) y cambiarle las formas al balompié italiano.

“Arrigo cambió completamente el futbol italiano, su filosofía, el método de entrenamiento, la intensidad y las tácticas. Los equipos italianos estaban acostumbrados a centrarse en la defensa, nosotros defendíamos atacando y presionado”, comentó Carlo Ancelotti, quien años después regresó al Milán a la grandeza.

Después del éxito de Arrigo, llegó Fabio Capello para continuar con la inercia ganadora, y lo hizo de gran manera, tanto así que es el director técnico más ganador del combinado rojinegro en los últimos 20 años con cuatro Scudettos (tres seguidos), una Champions, tres Supercopas de Italia y dos Supercopas de Europa.

Fieles a su tradición histórica, el Milán no fue constante y tuvieron que esperar hasta la llegada de Carlo Ancelotti (2001) para retomar el nivel mostrado años atrás y volvieron a ser fuertes a nivel local y en Europa. Sin embargo, con la salida del italiano en 2009, las cosas no han vuelto a ser iguales.

De 2010 a la fecha, los “rossoneros” han visto reducido su éxito a dos títulos en seis años: una Serie A y una Supercopa de Italia.

Balones de Oro un sinónimo de grandeza

Es bien sabido que el ganador del Balón de Oro va ligado a la obtención de títulos, y con el Milán no fue la excepción.

Justo en la que fue su época más dorada (inicios de los noventa), el cuadro dirigido por Sacchi y Capello posteriormente, tuvo entre sus filas a los ganadores del galardón en tres años: Ruud Gullit (1987) y Marco van Basten (1988 y 1989). El holandés lo volvió a ganar en 1992. A la lista de esa época, se suma George Weah (1995).

En la etapa de Ancelotti, cuando el equipo volvió a resurgir en la primera década del milenio, también fueron capaces de tener al mejor jugador del orbe en dos etapas más: Andriy Shevchenko (2004) y Kaká (2007), el brasileño fue el último Balón de Oro antes de que Cristiano Ronaldo y Lionel Messi monopolizaran el futbol mundial.

Hoy en día, el cuadro italiano no está cerca de aquellos años gloriosos. No tiene grandes figuras que destaquen a nivel internacional como alguna vez lo hizo van Basten y, por si fuera poco, su presidente salvador (en los ochenta) ha decidido venderlo.

Pese a la sequía de títulos, no se le puede ver con extrañeza pues ser un equipo inconsistente ha sido la naturalidad del Milán. Así como alguna vez tardó 43 años en volver a ganar una Serie A, tarde o temprano se reencontrará con los campeonatos y, quizá, sorprenda a Europa y el mundo.

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106