Link copiado al portapapeles
#Futbol

La prensa te ha enseñado a odiar a La Volpe


Después de la silla presidencial, la del director técnico de la Selección es la más caliente del país. Eso decimos los que trabajamos en medios deportivos.

Hay excepciones admirables con las que el gremio tendría que estar agradecido, pero el grueso de quienes estamos detrás de los medios de nuestro país somos, aceptémoslo, prepotentes y soberbios.

Para muchos de los comunicadores del deporte la meta ya está cumplida cuando nos hemos posicionado detrás de un micrófono, no cuando hemos informado o llegado al fondo de las cosas. Si eso no nos va a dar más fama o dinero no nos interesa, y por eso somos mediocres.

Preferimos trabajar en nuestros argumentos para salir mejor parados de un debate que nuestra metodología de investigación, o peor aún, que aprender del juego per se. La mayoría de los contenidos publicados en los medios deportivos de nuestro país son sobre futbol, pero sobran los dedos de una mano al enumerar a los especialistas de la comunicación que realmente saben de táctica y estrategia de este deporte (yo no soy uno de ellos, claramente, y ahí va la primera piedra). Por eso se recurre a exfutbolistas cracks de la cancha pero troncos de la palabra para el análisis de los partidos.

Y en ese punto específico es donde La Volpe se tropieza con la prensa.

Ricardo sabe de futbol tal vez más que nadie en México. Aunque eso no quiere decir que sea el mejor técnico, fue suficiente para evidenciar la ignorancia de la prensa cuando todos estaban atentos a lo que hacía en su periodo como entrenador de la Selección Mexicana entre 2002 y 2006. Mientras la prensa estaba preocupada por la relación con Hugo Sánchez, sus cábalas o su conflicto con Cuauhtémoc Blanco, él insistía en que se le preguntara de su trabajo, de futbol. “Nadie habla de futbol en este país”, alguna vez me dijo refiriéndose a la prensa en un Starbucks de Guadalajara, cuando lo entrevistamos meses después del escándalo con la podóloga.

Que es malencarado es cierto, pero los medios hemos aprovechado cada ocasión para construir un monstruo con ese personaje. Que ha ganado pocos títulos es una realidad, sólo tiene uno con Atlante y la Copa Oro con México, pero la prensa se ha encargado de que la gente de Atlante, Atlas, Toluca y en general todos los mexicanos, nos olvidemos de lo bien que se sentía tener la garantía de que nuestra Selección le iba a ganar a los rivales que no tendrían que complicarse, o que el club jugaría bien el fin de semana.

A la prensa no le gusta que se haga evidente su vulnerabilidad. Lo hemos visto con Osorio, un tipo con argumentos tácticos y no con discursos para tener contentos a los futbolistas y a los aficionados. Diecisiete juegos dirigidos, una derrota. Encaminado rumbo a Rusia y todavía falta un año y medio, pero eso no importa, cuando no son las victorias es un resultado abultado, y si no será la actitud del árbitro o su política de cambios. Al final de cuentas los medios nos sentimos con la facultad de poner y quitar al técnico de la Selección, por eso decimos que es la silla más caliente. El odio que siente la opinión pública hacia La Volpe ha sido alimentado principalmente por el rencor que le tiene la prensa, pues hay una realidad, por más que lo quisieron quitar hace una década, nunca pudieron y hoy para muchos ha sido el mejor técnico que ha tenido la Selección Mexicana en los últimos años.

Por Pedro González Moctezuma

@gonmoc

Link copiado al portapapeles

Ángel Mario Martínez

Periodista Deportivo, amante de las MMA, Kokiri por adopción y Friki con aspiraciones de ser maestro Pokemón @angelmariomtz