Link copiado al portapapeles
#Futbol

Federico Vilar, el adiós del mítico “3” azulgrana


Federico Vilar se ha retirado del futbol y con él se fue (para algunos) uno de los porteros extranjeros con mayor calidad que ha llegado a México. Después de 17  años como guardameta, ¿qué nos deja Vilar?

El portero argentino llegó a México después de militar en el Almirante Brown para enrolarse a las filiales del Atlante y debutar en el primer equipo el 12 de enero de 2003. A partir de ese momento, Federico se convirtió en una de las máximas figuras de los “Potros”.

En su estancia con los azulgranas, “El Jefe” demostró ser un portero diferente, capaz de jugar de gran manera su área y salir por arriba con mucha seguridad, incluso manteniendo el esférico a una mano. Sin embargo, una de sus mayores virtudes se encontraba en su juego con los pies.

Además de colocar pases largos, Vilar fue capaz de convertirse en un “especialista” de tiros libres al hacer posible cinco goles desde esta vía, tres de ellos en cotejos oficiales. Sus víctimas fueron Necaxa (su primer gol) en 2003, Cruz Azul en 2006 y Olimpia (Honduras) en 2008.

En su estancia con Atlante, Vilar logró alzar el título de liga en el Apertura 2007 y la Concachampions en 2009, que les permitió el pase al Mundial de Clubes. Ese mismo año, su mayor recompensa se la dio el máximo representante del futbol argentino: Diego Armando Maradona.

“El Diego” tenía las riendas de la selección albiceleste y, para los partidos eliminatorios contra Bolivia y Venezuela, convocó a “El Jefe” para ser el tercer portero del combinado, aunque no vio acción.

Sus importantes actuaciones en el futbol mexicano lo llevaron a salir del “equipo de sus amores” en 2010 rumbo a Monarcas Morelia.

La escuadra michoacana desembolsó 65 millones, 860 mil 200 pesos por el portero (de acuerdo al sitio Transfermarkt), convirtiéndolo en uno de los arqueros más caros de México. Hasta 2012, de acuerdo al mismo medio, se mantenía en la lista de arqueros con mejor cotización del continente, estaba posicionado en el cuarto lugar con un valor de dos millones y medio de euros.

Además de su carrera futbolística, Vilar se atrevió a incursionar en letras como autor del libro “El arco de la vida” en el cual escribió: “Quiero dejar marcado un estilo de juego, me gustaría que haya gente que lo pueda seguir y que con el paso de los años ese estilo siga vigente”.

Sus años finales como profesional los pasó entre Atlas y Xolos de Tijuana, viviendo en este último el ocaso de su larga carrera.

Vilar deja atrás 519 partidos como profesional y tres títulos en su historial, pero más allá de eso, Federico le dice adiós al legado que dejó en el futbol mexicano: “En Atlante pasé lo mejor de mi vida, con Morelia me llevé una bonita Copa Mx y con Atlas puse a prueba mi profesionalismo. Espero ser recordado como un futbolista que lo dio todo”. “.

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106