Link copiado al portapapeles
#Futbol

Danilo Padilha un arquero que de volvió inmortal


Danilo Padilha llevó a su equipo, el Chapecoense, a la final de la Copa Sudamericana 2016. Sin embargo, la tragedia lo arrancó de nuestra vida y le dio un trofeo anticipado.

El ciclón dio batalla, pero no fue suficiente para ganar. Los diarios lo llamarían un partido cerrado pero justo. Únicamente los medios de la pequeña ciudad de Chapecó en Brasil festejarían la proeza como la gran hazaña que fue. Tras un encuentro de ida donde empataron 1-1, los ánimos explotaron en la diminuta Arena Condá cuando, ya en tiempo complementario, el experimentado Marcos Angeleri interceptó el enésimo centro de la noche y lo envió directo a la portería. Sin embargo, como si el divino Espíritu Santo lo poseyera, el guardameta Danilo Padilha se lanzó en un paradón que repelió el ataque.

El marcador final fue el 0-0 más digno de la historia sudamericana y el Chapecoense, gracias a la ventaja en el partido de ida, hizo historia y venció al San Lorenzo de Argentina para clasificar a la Final de la Copa Sudamericana 2016, su primera final en un torneo mayor.

Minutos más tarde, el arquero de 31 años se mostraba contento ante las cámaras. El canal FTP lo entrevistó y él dijo sentir “una sensación inexplicable” por la magnitud del logro deportivo: “San Lorenzo es uno de los equipos más grandes de Argentina. Sabíamos que era difícil pero los jugadores dieron lo máximo para conseguir estas clasificación histórica”.

El destino llamaba a Danilo Padilha, aunque no de la forma que él esperaba. El 28 de noviembre se subió al avión que lo llevaría a tan esperada cita, pero un sorpresivo accidente lo envió por un camino distinto. La aeronave que él y sus compañeros habían abordado para viajar a Medellín, Colombia, para disputar el partido de ida de la final cayó en las inmediaciones de Antioquía, a tan sólo cinco minutos de arribar al Aeropuerto José María Córdova.

Horas antes, su compañero de asiento, Alan Ruschel, tomó un video en el que se puede observar a los dos jugadores muy emocionados por el viaje. Ambos se encontraban en la primera lista de sobrevivientes que los medios oficiales dieron a conocer tras el incidente.

Padilha fue uno de lo primeros en ser rescatado. De inmediato se le trasladó al Hospital San Juan de Dios de La Unión en donde se le aplicaron cuidados de emergencia. Sin embargo, el futbolista falleció, debido a la gravedad de sus heridas, después de realizar una última llamada telefónica a su esposa.

El guardameta llegó al Chapecoense como refuerzo en 2014 y tras varias actuaciones se hizo de la titularidad. Esta era su tercera temporada con el club. En su juventud jugaba como delantero, pero un entrenador le pediría que cambiara de posición y así descubrió el talento que poseía para las atajadas. El mismo talento que aún hoy se recuerda como una hazaña. Quizá Danilo nunca pueda jugar esa final en la Tierra, pero hoy en el cielo los ángeles lo coronaron campeón y la afición siempre lo recordará como el héroe que fue.

Por Axel Salas.

Link copiado al portapapeles

Axel Huémac

@soyunahiena