Link copiado al portapapeles
#Futbol

Chapecoense: un mito que respira


“En cuantas vidas viva, en todas te voy a amar a ti”. El último mensaje de las redes sociales escrito por el capitán Cléber Santana antes de abordar el avión de matrícula TT2933 podría ser un perfecto epitafio, pero se quedará como un himno para recordar a un grupo de futbolistas que murieron en la cima de su carrera.

Hasta la noche de ayer, el Chapecoense era un corcel más en una época de caballos negros, un equipo que rasgó los pergaminos de las expectativas y construyó una temporada histórica, que hoy, después de haberse caído el avión en el que viajaba al partido más importante de su vida, se ha convertido en el underdog más destacado de la historia, un conjunto no favorito que llegó demasiado pronto a la gloria.

 

Em quantas vidas eu viver, em todas eu vou amar você. 💕🙏 #PartiuFazerHistoria #NossoCapitão #MelhorIdolo

Una foto publicada por Por você, Cleber Santana. ❥ (@cleberzete88) el

Lévi-Strauss escribió que todo mito está constituido por contrarios irreconciliables: creación contra destrucción, dioses contra hombres, bien contra mal o vida contra muerte. Recordaremos el mito de la Asociación Chapecoense de Futbol como una convergencia inesperada entre la vida de los ganadores y la muerte héroes. Un equipo que transformó involuntariamente las posibilidades de ser campeones sudamericanos en la realidad de una leyenda de trabajo y perseverancia. Un mito construido por el testamento que dejaron sin querer en las redes sociales antes de volar para siempre: sonrisas y sueños, un momento de realización y agradecimiento con la vida que hoy vemos una y otra vez en la pantalla de nuestro celular y nos queda claro que ese pulmón respira, que el Chapecoense está más vivo que nunca, y lo estará por muchos años.

Por: Pedro González Moctezuma

Link copiado al portapapeles

Ángel Mario Martínez

Periodista Deportivo, amante de las MMA, Kokiri por adopción y Friki con aspiraciones de ser maestro Pokemón @angelmariomtz