Link copiado al portapapeles
#Futbol

Guillermo Ochoa, entre halagos y decepciones desde el 2014


Uno de los futbolistas mexicanos más destacados en el futbol europeo es Guillermo Ochoa. No importa si es para bien o para mal, el arquero siempre está en boca de muchos. De hecho, en las últimas semanas, un poco más de lo acostumbrado.

Hagamos un poco de memoria y vayamos a Brasil 2014. Si bien México se quedó en octavos de final (#noerapenal) como siempre, Memo se destacó como uno de los mejores guardametas de la justa mundialista. Sus actuaciones hicieron que su nombre tomara mayor fuerza, lo cual le llevó a ser relacionado con varios clubes europeos. Sin embargo, llegó al Málaga, un equipo mediano de España pero que tampoco es lo peor del mundo.

Ochoa fue fichado con la placa de “estrella”, pero no pudo hacerse del puesto titular, ni en la primera temporada, ni en la segunda. La mayoría de las veces vio los partidos desde el banco, observando como Carlos Kameni se lucía en los campos de España. No fue hasta que el camerunés se lesionó cuando el futbolista azteca tuvo la pequeña oportunidad de mostrarse.

En la temporada 2015-2016, por la indisposición de Kameni, Guillermo jugó 10 partidos de titular en la liga española y, para ser ser justos, no lo hizo de mala forma, incluso llegó a erigirse como figura en algunos encuentros. Aunque el gusto duraró poco tiempo, pues meses después saldría del conjunto malagueño.

Antes de iniciar la presente campaña, con su futuro en el aire, el portero decidió salir rumbo a Granada y se unió a los nazaríes en calidad de préstamo. Por desgracia, no ha sido como lo imaginaba, aunque ha recibido condecoraciones un poco “extrañas”, es decir, ha vivido el cielo y el infierno en dos meses. Explicamos por qué:

En la segunda fecha del campeonato español, Ochoa había permitido cinco goles (el segundo un error penoso de él) ante Las Palmas. Pese a eso, la liga ibérica lo colocó como una de las contrataciones latinas más importantes de la temporada.(Sí, en serio)

Ustedes dirán “no es para tanto, sólo consideraron latinos”. Bueno, pues ahí va otra “joyita” de los organizadores de premios: hace unas horas, el portero jalisciense fue nominado para La Liga World Player de la temporada pasada. Sus 10 grandes actuaciones (¡diez!) le permiten estar junto a Luis Suárez, Keylor Navas y Carlos Kameni (su némesis) en la búsqueda de este prestigioso premio.

“El estar nominado y el ver tu nombre ahí, siempre es un motivo de sentirse orgullo, de satisfacción. Es bonito que reconozcan tu trabajo y eso es lo más importante. Significa que en la cancha se hicieron bien las cosas”, mencionó Ochoa al enterarse de su postulación. 

El punto no es ser malinchista u odiar a Memo, pero resulta un poco exagerado que reciba estos honores, justo cuando su equipo marcha último de la clasificación y es el arquero más goleado en siete jornadas (16 en total). Además, ha cometido errores puntuales en los juegos y, sobretodo, porque la temporada pasada apenas vio acción en un terreno de juego. (¿O no?)

¿Qué es un buen portero? Sí, lo es. ¿Qué no es su culpa estar nominado o ser considerado de estas formas? También es cierto. Sin embargo, si se considera una evaluación general de su desempeño, quizá esté recibiendo más de lo que realmente merece.

Guillermo Ochoa debe trabajar (bastante) para retomar el nivel mostrado hace más de dos años. Concentrarse en su trabajo y estar consciente de lo que fue. Olvidarse de premios y nominaciones “gratis” y en realidad ganárselas o demostrarlas.

Link copiado al portapapeles

Adriana Barrón

Periodista. Deportes todo el día, todos los días. Cubro futbol femenil desde 2012. Fan del basquetbol. @adribarronr