Link copiado al portapapeles
#Futbol

The Devil’s Pub: Mou, El Salvador de el Manchester United


El Manchester United es sinónimo de historia, pues en Inglaterra siempre destacó como el equipo más agresivo de toda la Premier League gracias a grandes medios laterales y feroces delanteros que se convirtieron en leyenda.

Sin embargo, las recientes formaciones y sus respectivas filosofías han levantado a los aficionados a cuestionar las decisiones del club. Desde que Alex Ferguson dejó a los diablo rojos en 2013, la brújula del Man U parecía perdida. David Moyes llegó al banquillo del Old Trafford a tratar de continuar con el magnífico legado del conjunto, pero su formación regular (4-4-2) brilló por su falta de creatividad y la calidad descendió estrepitosamente. El técnico estaba más preocupado en que sus jugadores mantuvieran sus posiciones que en generar estrategias de juego.

Todos se emocionaron cuando Louis van Gaal, leyenda ancestral en los campos, llegó al Man U con muchas promesas. Sin embargo, tras fallar con su formación 3-5-2, demostró que su juego tenía las mismas deficiencias que Moyes: falta de movilidad y creatividad.

Afortunadamente para nosotros, el club decidió invertir una graaaaan suma para revivir al club y devolverle un poco de su gloria pasada. Es por eso que hoy el banquillo lo ocupa José Mourihno quien, a pesar de algunos resultados desfavorecedores, ha llegado al campo del Old Trafford para demostrar que él sí tiene algo que proponer.

Para lograr su cometido, el mítico Director Técnico contrato a cuatro cabezas esenciales para su estrategia: Eric Bailly, Paul Pogba, Henrykh Mkhitayran y Zlatan Ibrahimovic. Todos estos nuevos fichajes nacieron para jugar con los red devils, pero sobre todo nacieron para jugar bajo el esquema favorito de Mou: 4-2-3-1.

Muchos han desestimado a Mourihno como un estratega defensivo, cuando en realidad su excepcionalidad recae en su manera de adaptarse a a situación y encontrar siempre la forma de ganar. Analizando la formación, Zlatan es la clave, pues es el atacante principal que liderará a todo la escuadra. El punto del juego es hacerse con el esférico y llevarlo hasta Ibrahimovic lo más rápido posible. Gracias a su fuerza y agilidad, Zlatan garantiza precisión en cada tiro.

Cuando el balón esté perdido, los medio y defensas formarán entonces un diamante que les permita volver a ganar terreno y lanzar el esférico hacia territorio enemigo. Para logarlo, el resto de los delanteros retrocederán para ayudar a la defensa y funcionar como túnel hacia la portería.

Cuando las cosas no han funcionado, el equipo se adapta a un 2-3-3-2, donde el mediocampo se vuelve fundamental.

Mourihno está en el Manchester United por una razón: quiere ganar. El objetivo está claro y la estrategia designada; adiós a los días de malas decisiones y hola de nuevo al swag caraterístico del equipo más increíble del mundo.

Link copiado al portapapeles

Axel Huémac

@soyunahiena