Link copiado al portapapeles
#Futbol

Cruz Azul revivió sus fantasmas; América ganó de manera increíble


América y Cruz Azul disputaron el partido más emocionante de la jornada 8 del futbol mexicano y, en emociones, el encuentro no falló; incluso podría catalogarse como sorprendente o irreal.

A ciencia cierta, la Máquina jugó a la pelota sólo 10 minutos de 90 posibles y ese tiempo les bastó para que, en el primer tiempo, golearan a las Águilas. La fiesta cementera comenzó en el 17′, cuando el estandarte azul, Christian Giménez, acomodó el balón y cobró un tiro libre de forma exquisita, para vencer a Moisés Muñoz.

Cuatro minutos después, el paraguayo Jorge Benítez hizo trizas a la defensa azulcrema, pero entre choques y empujones, el esférico le quedó al Chaco, para que firmara su doblete y pusiera 2-0 al cuadro de la Noria. Todo iba viento en popa para los dirigidos por Tomás Boy.

Al minuto 25, Francisco Silva concretó desde los 11 pasos después de una falta cometida sobre el Conejo Benítez. En menos de 10 minutos, Cruz Azul ya había dado tres estocadas a un América inoperante y con serias distracciones en la parte defensiva. Parecía que todo estaba escrito, pero con Cruz Azul todo puede pasar.

El primer tiempo terminó sin más sobresaltos, los de Coapa se fueron a a los vestidores heridos de muerte; sin embargo, a siete minutos de comenzada la segunda mitad, Joao Rojas dio oxigeno puro a los emplumados, tras ser expulsado por una dura entrada sobre Javier Güemez.

La siguiente jugada después de la expulsión, justo en el tiro libre provocado por la falta, caería el tanto de la ilusión americanista. Osvaldo Martínez cobró y, en su regreso a las canchas, Oribe Peralta estiró la pierna y alcanzó a desviar el balón, para vencer a Jesús Corona. Aún faltaban dos tantos más para realizar la hazaña.

Al 73′, Renato Ibarra produjo una gran jugada por la banda derecha y mandó un centro preciso a la zona de Silvio Romero, quien con un sólido cabezazo puso el 3-2 y a la afición americanista a soñar. Por su parte, la afición celeste comenzaba a recordar viejos fantasmas de aquella final del Clausura 2013.

A un minuto de los 90, Cruz Azul trataba de defenderse como podía, pero apareció Rubens Sambueza para poner un centro al área cementera, que terminó por definir Pablo Aguilar. Increíblemente, la Máquina dejó ir una ventaja de ¡tres goles! Lo peor estaba por venir.

cruz-azul-derrota

El empate a tres parecía suficiente castigo para el cuadro de Tomás Boy, aunque los de Ignacio Ambriz pensaban diferente. En el primer minuto de compensación, Ibarra volvió a desbordar por la banda derecha, centró de gran forma y Silvio Romero apareció de nueva cuenta, definiendo de volea, cruzado, para confirmar la victoria azulcrema 4-3 y la humillación azul.

https://www.youtube.com/watch?v=36E2McpN0mw

Cruz Azul, otra vez, se quedo a minutos de la gloria, aunque sus propios errores los sentenciaron. Por su parte, América rescató un triunfo sorprendente, pero no puede dejar de verse el primer tiempo terrorífico que brindó, que fue muy similar al segundo lapso otorgado por su rival.

Ignacio Ambriz rescató su trabajo una semana más y debe trabajar en demasía si no quiere despedirse pronto. Tomás Boy no supo administrar la ventaja ni el juego, mucho por trabajar para el Jefe, quien hoy quedó evidenciado de muy fea forma, junto a todos sus jugadores.

Link copiado al portapapeles

Adriana Barrón

Periodista. Deportes todo el día, todos los días. Cubro futbol femenil desde 2012. Fan del basquetbol. @adribarronr