Link copiado al portapapeles
#Futbol

Los clásicos, partidos que detienen el mundo


El futbol mueve las pasiones más escondidas que puede tener un ser humano, al punto de hacerlo “explotar”. Un hincha vive y muere por su club. Se entrega cada día juega, no importa si es a través de la televisión, la computadora la radio o el estadio.

Entre todos los partidos que se disputan, cada temporada hay uno especial. Ese que no puede perderse, el que demuestra la superioridad, el honor y la supremacía ante el más acérrimo rival: el clásico. Prácticamente, en cada país donde se practique el balompié, existe una lucha férrea por saber quién es el mejor.

España tiene uno de los partidos que paran al mundo cada vez que suceden: Barcelona-Real Madrid. Durante la semana previa al encuentro, las portadas internacionales se enfocan en este duelo. Notas, especiales, entrevistas, comparativas; se cuenta todo.

Y no es para menos, ambos clubes han podido conformar las plantillas más poderosas en sus más de 100 años de existencia. Los merengues y catalanes dominan la liga a española a placer y sus títulos lo confirman. El cuadro de Zidane, nacido en el año de 1902, se ha coronado 32 ocasiones en el torneo local, por 24 de los blaugranas, originado en 1899, dando un total de 56 en la historia española.

Dejando de lado el clásico mundial, que acapara todas las miradas, alrededor del mundo se pueden ver varios encuentros con la etiqueta “no se pueden perder”. En Inglaterra, donde nació el futbol, el Manchester United y el Liverpool, han labrado una de las rivalidades más añejas.

Fundado en 1878 los Red Devils han vivido altibajos en su historia, pero eso no le ha impedido ser el equipo más laureado de la Premier League, con 20 trofeos en sus vitrinas. Muy cerca de ellos está el Liverpool, quien en su momento era el equipo con más títulos del futbol inglés, con 18, desde su nacimiento en 1892; el último conseguido en la lejana temporada 89-90.

Así como hay partidos que detienen al mundo o a todo un país, también existen los clásicos de ciudad. Un ejemplo es el Atlético de Madrid-Real Madrid, pero hay uno que, tal vez, es el que con más pasión se vive: Milán-Inter de Milán. Este duelo tiene una particularidad en comparación de todos los demás: ambos juegan en el mismo estadio.

Contrincantes hasta en el uniforme (uno viste de rojo y el otro de azul), los equipos de la capital italiana viven y juegan el partido como el calccio, intensamente. Los Rossoneri vieron la luz como equipo el año de 1899 y desde entonces han conquistado la liga italiana en 18 ocasiones, las mismas que su gran rival, fundado tan sólo siete años después.

Con 36 títulos totales, es difícil encontrar a dos grandes rivales que estén empatados con el mismo número de trofeos locales. Por desgracia para sus hinchas, los galardones, y el buen futbol, de ambos clubes se han ido perdiendo desde hace unos años, viendo como la Juventus monopoliza la Serie A italiana.

En México, al igual que en España, Italia e Inglaterra, hay un partido que mueve a la mayoría de la afición del territorio. Ambas escuadras también tienen en su espalda más de 100 años de historia y dominan el futbol del país azteca a base de títulos. Chivas-América es el duelo.

La semana del clásico mexicano se vive diferente. Los aficionados salen a las calles portando su playera con el más grande honor. Las apuestas se vuelven en el “otro clásico” y el recibimiento a las escuadras, en el hotel o aeropuerto, ya son tradicionales.

Nacido en 1906 en Guadalajara, el Rebaño Sagrado se ha alzado campeón once veces. Desde el 2006 vivió como el equipo reinante con 11 ligas en su historial; sin embargo, en los últimos años, las Águilas se encargaron de arruinarles la felicidad, al alcanzar las 12 estrellas en el 2014.

Con 10 años menos que las Chivas, el América se ha convertido en el equipo más ganador y, a la vez, en uno de los más “odiados”. Su relación con Televisa, cadena televisiva más importante del país, y la supuesta ayuda que recibe de los árbitros, han facilitado ese sentimiento contra de ellos; pero, aunque se quiera, nadie le puede quitar el orgullo de ser el equipo más ganador.

Los clásicos son esos partidos que mueven las emociones hasta la médula; aquellos que le dan un mayor sentido y color al futbol, los que paralizan a al mundo, país o ciudad. Los clásicos, quizá, son la esencia más pura de cómo se debe vivir el juego.

Link copiado al portapapeles

Adriana Barrón

Periodista. Deportes todo el día, todos los días. Cubro futbol femenil desde 2012. Fan del basquetbol. @adribarronr