Link copiado al portapapeles
#Futbol

Havelange: más funcionario que deportista


No es rara la postal de un exatleta que una vez retirado del deporte activo se encargue de la gestión en el medio. Sin embargo, pocos se convierten en íconos afuera y no adentro, Joao Havelange es parte de la excepción.

HAVELANGE

Nadador por Brasil en Berlin 1936 y miembro del waterpolo carioca en Helsinki 1952, Havelange llegó tres años más tarde al Comité Olímpico Brasileño y para 1963 ya era parte del eje rector del olimpismo.

Luego de alternar puestos en equipos y federaciones brasileñas, en 1974 llegó a la oficina que lo puso en el panorama mundial: la presidencia de la FIFA. Bajo su mandato, el Mundial se amplió a 24 y 32 selecciones, convirtió al torneo en el Santo Grial para las marcas. Entonces Kodak, McDonald’s, Adidas y Coca Cola se subieron al barco. La comercialización del balompié comenzó su esplendor. Según Andrew Jennings, periodista británico, es este el periodo donde la corrupción en la federación comenzó.

Después de 24 años, en 1998, entregó la Copa del Mundo a Francia y dejó la cabeza del futbol mundial en manos de su “delfín”: Joseph Blatter. La historia reciente demostró que su “modus operandi” perduró.

339518

Entonces llegó la debacle. Los escándalos de sus gestiones aparecieron en 2013. Al poco tiempo renunció como presidente honorífico de la FIFA y más tarde al Comité Olímpico Internacional. Desapareció del plano mediático hasta que llegó la última noticia: su muerte por complicaciones respiratorias a los 100 años en 2016.

Link copiado al portapapeles

Adriana Barrón

Periodista. Deportes todo el día, todos los días. Cubro futbol femenil desde 2012. Fan del basquetbol. @adribarronr