Link copiado al portapapeles
#Futbol Americano

Robert Griffin III y la misión de salvar lo imposible


El precio de su victoria fue muy alto. Robert Griffin III logró el primer campeonato divisional para los Redskins en más de una década, tras derrotar a los Cowboys en el último partido de la temporada. Sin embargo, su rodilla lo resintió y en el duelo de Comodín ante Seattle, la defensiva, que un año más tarde ganó el Super Bowl, desembocó en la tragedia. Desde ahí nada ha sido igual.

robert-griffin-iii-injured-redskins-qbs-leg

A partir de ese momento, en todas sus temporadas ha sufrido lesiones que lo mermaron de ver actividad y para 2015, Kirk Cousins se apropió de los controles.

Entonces llegó a Cleveland: una suma idónea. A los Browns les faltaba un mariscal de campo consistente. Que la lista de nombres llegue a su fin pues por el otro lado, al egresado de Baylor le faltaba un equipo donde jugar.

Nombrado mariscal de campo titular, la pretemporada fue un preámbulo de lo que ha sido la campaña de Cleveland. Sustituciones múltiples sin ninguna victoria.

Para el primer día de la temporada ante Filadelfia, Robert Griffin comenzó con 190 yardas en 12 pases completos de 26 intentos.

Entonces, para cuando llegó el último cuarto. En una carrera por recuperar terreno, Griffin se impactó con Mills, defensivo secundario de los Eagles y desde que se levantó, la posición del brazo denotó en lesión. Una jugada más tarde se confirmó. Hincado en el campo, nadie supuso que esa fractura de hombro lo mermaría hasta la semana 14 de la temporada regular.

2157889318001_5130693166001_5130688453001-vs

Ahora, Griffin llega con el mismo panorama con el que llegó a Cleveland. Una rotación de mariscales que parece no encontrar balance y que de hecho, nunca había respondido tan poco: cero victorias. La posibilidad del 0-16 es más que latente.

Su rival es Cincinnati, el “hermano” de Ohio y también creación de Paul Brown, equipo al que tratarán de derrotar por primera vez desde 2013.

Robert

Los fantasmas de una lesión han perseguido al jugador por el que Washington entregó más de una selección colegial a San Luis y que parece ser la promesa que nunca fue. Su misión ahora no es buscar el Super Bowl, sino evitar la segunda temporada sin victorias en la historia de la NFL.

Link copiado al portapapeles

Omar García

@Omarrgc