Link copiado al portapapeles
#Futbol Americano

Rob Gronkowski: el eterno debate


Atrapadas a una mano, contacto inmediato y aún así, aspirar a la anotación. El ala cerrada es un híbrido del futbol americano y Rob Gronkowski es el prototipo de la posición. Bloqueador efectivo con manos de ala abierta. Sólo hay dos tight ends con más touchdowns por aire en la historia de la liga, ambos con una carrera de 14 años. Sin embargo, la pregunta con el 87 de los Patriots es si durará ese tiempo.

gronkowski

Desde antes incluso de llegar a la NFL, Rob Gronkowski ya había sufrido con las lesiones: tres cirugías en su último año con la Universidad de Arizona ya prevenían lo que sucedería al llegar al terreno profesional.

Después de pasar su primer temporada en 2010, donde inició 11 partidos, su siguiente campaña lo vio salir campeón de Conferencia, y aunque jugó el Super Bowl XLVI, su acción se vio mermada y apenas fue blanco de pases por parte de Tom Brady.

Sin embargo, un año más comenzó el “Calvario” para el ala cerrada: desde entonces, no ha existido temporada en la que pueda jugar todos los partidos sumando 17 entre el 2012 y 2013 por una fractura de antebrazo, una lesión en la espalda y una ruptura del ligamento anterior cruzado.

imrs-php

El 2014 ha sido su mejor campaña: aunque tuvo registros más altos en 2011, las lesiones lo respetaron y fue una pieza clave del título de los Patriots en el Super Bowl XLIX a costa de los Seahawks, anotando incluso, un touchdown durante el partido.

Una campaña más tarde, un desgarre en la rodilla lo sentó al final de la temporada y en la postemporada estuvo en acción pero con protección. El Campeonato de Conferencia ante Denver fue el final.

Para esta campaña, el inicio no pudo mostrarse peor para los Patriots: sin Tom Brady, ni Rob Gronkowski. A pesar de ello, Jimmy Garoppolo se las ingenió para ganar sus primeros partidos y mantener la calma hasta el regreso de los arietes ofensivos de los cuatro veces campeones.

Ahora, con su décimo cuarta temporada consecutiva con récord ganador, Rob Gronkowski sufrió otra lesión de la cuál sólo podría regresar en esta campaña si su equipo llega al NRG Stadium como campeón de la Conferencia Americana.

454329011-10431

De quedarse así, sería su peor campaña en cuanto a yardaje teniendo 540 yardas, 52 menos de las que tuvo en 2013 con un juego menos. Mismo caso con los touchdowns donde en aquella temporada terminó con cuatro y esta la cerró con tres.

Sin embargo, esta vez no fue el poder, sino la distancia lo que puede salvar su 2016, teniendo el mejor registro de su carrera para el promedio de yardas por recepción con 21.6 entre las 25 que atrapó en estos ocho juegos.

Para cualquier equipo, perder a Rob Gronkowski sería el acabóse. Pero la mano de Belichick encontrará la forma de hacer que no se note. ¿Descontar a New England? No mientras esté la dupla del coach y Brady en los controles.

Link copiado al portapapeles

Omar García

@Omarrgc