Link copiado al portapapeles
#Beisbol

El out 27 no ha caído: aficionados piden por sus Tigres de Quintana Roo


“Llévate la bandera de a 30, llévate la bandera de Tigres”, se podía escuchar en el Ángel de la Independencia. No, no había alguna actividad y mucho menos un partido en avenida Reforma, pero hasta ahí fueron los vendedores para tratar de ganar un poco dinero, aprovechando la marcha convocada por los aficionados del conjunto felino, en contra de su salida de la LMB.

Con el sol cayendo a plomo, los aficionados fueron llegando a la cita que se dio a conocer hace unos días, después de que los Tigres de Quintana Roo revelaran que el equipo se separaría voluntariamente del máximo circuito de beisbol, aunque, cerca de las dos y media de la tarde, parecía que había más turistas y familia de una quinceañera tomándose fotos, que gente apoyando al tradicional equipo del “rey de los deportes”.

Sin embargo, fieles como siempre, ahí se encontraban personas mayores, esas que vieron nacer en 1955 a sus amados Tigres y que hoy en día dicen sentirse “con mucho dolor por la desaparición”, comentó Gaspar Carillo, quien apelando a la historia, al sentimiento y con una voz entre cortada, al borde del llanto, aseguró que “mientras haya alguien que tenga rayitas en el corazón va a existir un tigre”.

Por extraño que pareciera, los principales organizadores de esta manifestación en pro del ex equipo capitalino, eran jóvenes  que aseguraron no pertenecer a ninguna porra, pero que estaban ahí para “pedir que el equipo no desaparezca”, una petición que se podía escuchar en cada aficionado que estaba presente.

“Si ya no quiere al equipo, que lo venda, para que llegue alguien con verdadero amor y le dé con todo (apoye) a los Tigres”, comentó una de las personas que llevaron la batuta en la realización del evento.

Soluciones, otra manera de seguir adelante

Conscientes de que la situación con Carlos Peralta y los Tigres luce complicada, los seguidores han pensado en soluciones al problema que tienen en la actualidad, algunas que pueden tomarse como sorprendentes, pues llaman al apoyo del máximo rival: los Diablos.

“¿Por qué no lo compra Harp Helú? Ya que va a tener un estadio precioso, si tiene dos equipos uno en la zona norte y otro en el sur, va a tener juegos todos los días, que ese sería el negocio. O bien, ¿por qué no lo compra el gobierno de la CDMX? Y que se quedé como estadio el Fray Nano”, fueron una de las posibilidades que ofreció el señor Carrillo.

Aunque el camino más sencillo sería a través de un empresario, de acuerdo a los organizadores, ya que “de otra forma sería muy difícil”.

Carlos Peralta, la afición te habla

La gente siguió llegando a uno de los monumentos icónicos de la Ciudad de México, de a poco se fueron juntando y en menos de media hora ya era un número considerable, aunque tampoco se puede hablar de una cantidad exagerada.

El momento importante llegó cuando un “aficionado de hueso colorado” leyó una carta dirigida hacia Carlos Peralta, hablando por todos los presentes y de todos aquellos que no pudieron ir.

“No hay beisbol sin Tigres. Entendemos que no esté de acuerdo con los lineamientos de la LMB, señor ingeniero, pero esa no debería ser la razón por la cual este equipo desaparezca. Si usted ya no está interesado en la franquicia, le pedimos que no deje que se extinga de esta manera y es por eso que estamos aquí. No queremos ver partir al equipo que nació campeón. Nos negamos a resignarnos, porque no imaginamos las siguientes temporadas sin este equipo”, fueron algunas de las palabras que se escucharon a través de la misiva.

Tras el mensaje, se solicitó a los asistentes firmar la carta, la cual se pretende hacer llegar a Peralta en los próximos días en sus oficinas, para que se “tiente” un poco el corazón y recapacite acerca de la todavía fatídica decisión para sus aficionados.

“Chacho”, sólo un aficionado más a la causa

Tan pronto como llegó, las voces comenzaron a correr como pólvora: “Chacho”, la mascota del equipo, estaba en el Ángel de la Independencia. Bueno, en realidad ahí estaba Gabriel Jiménez Rivas, la persona que le da vida a la simpática botarga.

Junto con su familia y amigos, “Gabo” asistió como un aficionado más. Como una persona que pedía lo que todos: la no desaparición de Tigres, aunque sabe perfectamente que “aún no cae el out 27” y el juego todavía no está perdido.

“Mis respetos para la afición, por el entusiasmo y por lo pacífico que se ha dado todo. Les pido que sigan apoyando y alentando al equipo. Ojalá y se recapacite y que la afición siendo entregada e incondicional como siempre”, fueron las palabras que “Chacho” le brindo a todos los asistentes en el corazón de la ciudad.

En lo que cabe del personaje, Rivas aseguró que no ha hablado con el ingeniero Peralta y que la institución sólo le pidió estar tranquilo, aunque en el fondo admite que “duele mucho todo lo que está pasando”, pero espera que en unos días el semblante de todos sea diferente.

“No se va, no se va, Tigres no se va”

Junto con el clásico “chiquitibum a la bim bom ba”, los aficionados no se cansaron de alentar a su equipo. Porras cada minuto, carros tocando el claxon, pancartas con lemas como “esto debería ser una fiesta y no un velorio” y hasta desconocedores de la situación se juntaron en un mismo grito: “Tigres no se va”.

De inicio a fin fue el grito de “guerra” a favor del equipo que tantas “alegrías, tristezas, triunfos y derrotas” les ha dado. Fue la forma de demostrarle a Carlos Peralta que no quieren que su equipo se vaya y, sobre todo, fue la manera de hacer notar que el 12 veces ganador de la Liga Mexicana Beisbol aún no está muerto y que sus aficionados estarán ahí, como ha sucedido desde hace 62 años.

“No se va, no se va, Tigres no se va”.

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106