Link copiado al portapapeles
#Beisbol

La Liga Mexicana de Beisbol entre dimes y diretes en la Asamblea de Dueños


El revuelo que se ha generado con la posible salida de los Diablos Rojos del México, Tigres de Quintana Roo, Sultanes de Monterrey y Guerreros de Oaxaca, de la Liga Mexicana de Beisbol, se ha convertido en un mar de dudas y declaraciones que ha puesto en un hilo la posible participación de estas novenas en la próxima campaña.

Todo comenzó haciéndose un circo cuando, en la Asamblea de los Dueños de la Liga Mexicana de Beisbol , el propietario de los felinos, Carlos Peralta, propuso tocar el tema de los peloteros “jugadores mexicanos nacidos en el extranjero, jugadores extranjeros naturalizados mexicanos y jugadores extranjeros”, pues desde la temporada recién concluida, se aceptó que no habría restricciones en el número de beisbolistas con doble nacionalidad que pudieran conformar los equipos.

La propuesta no estaba en la agenda de los temas a tratar y no se tuvo el 80% de los votos a favor para que pudiera ser discutido. Ante la negativa, Peralta, Alfredo Harp Helú (dueño de los Diablos y Guerreros) José Maiz (Sultanes de Monterrey), decidieron salir de la asamblea, argumentando que no iban a seguir en un lugar donde se afectaba el futuro del beisbol mexicano y de la liga, según declaraciones de otros presidentes presentes.

Después de dejar la reunión comenzaron a surgir las primeras noticias acerca de su salida intempestiva, los clubes involucrados emitieron sus respectivos comunicados de prensa, aclarando que sólo había sido un acto de protesta contra la asamblea, pero que no significaba su salida del torneo más importante del “rey de los deportes” en México.

La explicación del por qué no se puso a debate el tópico solicitado por Peralta y compañía, fue dada por José Antonio Mansur Galán, presidente de los Rojos del Águila, quien aseguró que “creemos que ha sido la temporada más exitosa de la liga en los últimos años, más competitiva, la de mejor taquilla y de mayor interés para los medios de comunicación”.

Por su parte, el presidente de los Leones de Yucatán, Erick Arellano, considera que el acto fue una consecuencia de lo vivido por los equipos la temporada pasada.

“Es el berrinche de Diablos por no clasificar a playoffs; el berrinche de Sultanes por ser eliminado por una directiva nueva (Toros de Tijuana); el berrinche de Tigres por no recibir el apoyo del gobierno”.

El próximo mes de noviembre se llevará acabo una nueva asamblea, en la que no se tocará el tema, de acuerdo a las escuadras que se negaron hablarlo en esta ocasión. Esta decisión se le hará llegar a los equipos disidentes y, si aceptan presentarse, debe ser bajo ese acuerdo y respetando que no haya ningún cambio a la decisión tomada.

https://twitter.com/DiablosRojosMX/status/780885268660297728

Por: Israel Rangel

Link copiado al portapapeles

Adriana Barrón

Periodista. Deportes todo el día, todos los días. Cubro futbol femenil desde 2012. Fan del basquetbol. @adribarronr