Link copiado al portapapeles
#Basquetbol

China, el legado más grande de Yao Ming en la NBA


Cada vez que vemos un  juego de la NBA, la estatura de los basquetbolistas son de los primeros elementos que suelen destacar. Sin embargo, en 2002 un jugador llegó a imponer su ley por la gran diferencia de tamaño y por su nacionalidad, ambas cualidades les dieron a Yao Ming el mote de la “Muralla China”.

Ming ingresó a las filas del mejor baloncesto del mundo a principios de los años dos mil, cumpliendo su sueño de jugar en la NBA, pero lo que no imagino la liga fue cómo Yao se volvería pieza clave para ellos y para su equipo, los Houston Rockets.

Con una estatura de dos metros y 29 centímetros, Ming marcó diferencia en la duela por su capacidad de llegar al aro de la canasta con un pequeño brinco y por bloquear los tiros de las grandes leyendas como Shaquille O’Neal, aunque su principal aporte fue que abrió las puertas de China para la NBA.

Y es que desde la llegada de Ming a Houston, el público del basquetbol en China creció de manera increíble, consolidándose como la mejor afición fuera del suelo estadounidense.

“Nuestra investigación dice que la NBA es la liga deportiva más popular en China. No hay otra que esté cerca”, asegura el CEO de la liga, David Shoemaker.

Aunque uno de los principales beneficiados (o el que más) fue el equipo a donde llegó Yao, los Rockets, que son conocidos como “el equipo de China”.

No se equivoquen, los Rockets no se hicieron de Yao (en la primera selección del Draft) debido al mercado. “Él fue el pick número uno porque creíamos que podía ser el mejor centro en el mundo y se convirtió en eso”, comentó Tad Brown, el gerente general del equipo.

Sin embargo, es innegable que Ming ayudó a la mejora del equipo en otros aspectos más allá del juego. Por ejemplo, durante la época Yao en el equipo, al menos ocho jugadores de la plantilla tuvieron contratos con empresas de calzado chinas.

Y el impacto más positivo de la población china a favor del equipo se vio en los All Star. Esto debido a que los primeros cinco jugadores (por conferencia) son elegidos gracias a la votación de los seguidores por lo que, desde 2002 y hasta el 2016, no ha faltado un jugador de los Rockets al Juego de Estrellas (a excepción del 2009). A tal grado que Ming fue seleccionado en ocho ediciones de nueve posibles, hasta su retiro en 2011.

Hoy en día, los Rockets y la NBA, conscientes del beneficio de tener el mercado de China en su órbita, han establecido nuevas relaciones. La liga, por ejemplo, realizó un programa conjunto con la Asociación China de Baloncesto que ha capacitado a cerca de 1,700 entrenadores desde 2009.

Por su parte, el equipo de Houston reclutó a Zhou Qi en la posición 53 del draft de 2016, quién podría convertirse en su nueva “arma” para seguir conquistando China.

Link copiado al portapapeles

Israel Rangel

@Is_Ran2106