Yassin, el niño cuya celebración se robó los corazones del Marsella

Yassin fue invitado por el Marsella a rendir un homenaje a su padre y su tío, fallecidos en un accidente automovilístico.

El partido entre el Olympique de Marsella y el Stade Rennais de este fin de semana tuvo una imagen digna de destacar. No fueron los jugadores ni el árbitro los protagonistas de este encuentro, fue un niño. Un niño que fue invitado para que realizara el saque inicial del encuentro. Éste era un pequeño homenaje para el chico.

Pero el joven se tomó la libertad de realizar el saque de honor y de conducir el balón hasta una de las porterías (la del guardameta del Stade Rennais). Anotó un gol y con mucha euforia corrió hacia una de las bandas para celebrar su anotación. Su tanto fue festejado no solo por él, sino también por los aficionados presentes en el Stade Vélodrome.

https://twitter.com/EstigarribiaPy/status/1034127775211417601

La acción fue tan emotiva que a nadie le importó que el joven se tomara tanta libertad.

El niño se llama Yassin. Tiene 13 años y hace 10 perdió al ser que más amaba. Su padre, Lahcen, y su tío, Imad, ambos aficionados del Olympique de Marsella, fallecieron en 2008 debido a un accidente automovilístico.

Con apenas tres años, Yassin tuvo que seguir un largo camino llamado vida sin su gran héroe, su pilar. Conforme creció se volvió fanático del cuadro francés. Su sueño era marcar un gol en la casa de su equipo favorito, como forma de homenaje hacia su padre. Y este fin de semana lo vio realizado.

Justamente el pasado domingo se cumplió una década del fallecimiento del papá de Yassin. La directiva del Marsella le preparó una sorpresa al pequeño. El club decidió recordar a los dos aficionados y adornaron el estadio con mantas y coronas florales.

(Imagen: Marsella)

El escenario era perfecto para que Yassin se adueñara del Vélodrome; y lo hizo. El niño cerró con broche de oro un día que nunca va a olvidar. Todo un estadio se rindió a sus pies, hasta los jugadores aplaudieron lo hecho por el joven.

“Fue una sorpresa, pude realizar mi sueño de marcar en este campo con toda la afición encendida y con energía. Ha sido mágico”, dijo Yassin a la televisión oficial del club francés.

Aquel partido terminó en empate a dos tantos. Hubo buenos momentos durante el encuentro, pero el más emocionante corrió a cargo de Yassin, quien honró la memoria de su padre con gol que llegó hasta el cielo y a los corazones de todos los aficionados al balompié. Este niño ha demostrado que no hay mejor remedio para la tristeza que un balón de futbol.

Publicidad