“El hecho es que ella era dueña de cualquiera que trabajara para ella. Odio hablar mal de los muertos, pero la verdad es la verdad. Ella era una perra, simple y llanamente. Fue una de las peores personas que he conocido”, fue lo que dijo en 2008 la ex luchadora Debbie Johnson al sitio LadySports cuando le preguntaron su opinión de la “leyenda” Fabulous Moolah. 

Hoy la WWE, empresa más importante de la lucha libre a nivel mundial, recula pues estaba por organizar el primer Battle Royal Femenino en la historia WrestleMania en homenaje de Moolah, colocándola al nivel de una figura como Andre The Giant en los varones. 

LEE MÁS: Ex luchadora de la WWE pensó en suicidarse tras sufrir violación.

Desde que anunció el The Fabulous Moolah Memorial Royal Battle el público amante del pancracio puso el grito en el cielo, pues la empresa estaba por homenajear a uno de los personajes más polémicos en la historia de la lucha libre y quizá la figura más negativa en la categoría femenina. 

WWE explotadora Fabulous Moolah homenaje Wrestlemania Lucha

Es cierto que Moolah aún posee el récord del reinado más largo en la historia de la lucha libre con más de 30 años como dueña de un fajín, pero lo hizo bajo un control de miedo, amenazas y manejo de influencias que hicieron que la lucha femenil se estancara por décadas.

Durante años, Lillian Ellison (nombre real de Moolah) se convirtió en el referente de la categoría, pero nunca destacó por su talento o fuerza, inclusive era increíble verla envejecer, oxidarse y aún así mantenerse como campeona.

Molaah encabezó una de las “academias” más importantes para mujeres en la lucha libre, pero eso solo fue una fachada para mantener su poder, pues con ello frenó el desarrollo del deporte femenil ya que limitó a las gladiadoras a un estilo gris y muy simplón, encasillándolas a ser solamente un show alterno donde lo importante era denigrar la figura de las féminas y limitarlas a ser un simple objeto sexual. En ese entonces nadie tomaba en serio las luchas femeninas y gran parte de la culpa era de ella.

Pero aún más grave que lo que hizo sobre los encordados se destapó años después cuando salieron a la luz las denuncias de acoso sexual, prostitución y pedofilia que señalaron a la luchadora. Según relatan ex gladiadoras como Johnson o Penny Banner, Moolah se quedaba con el 30% de las ganancias de sus luchadoras, además de que las obligaba a tener relaciones sexuales con otros luchadores y promotores en los espectáculos en los que participaba, incluidas sesiones fotográficas con poca ropa (o ninguna) de luchadoras menores de edad.

La presión ejercida por ella a sus dirigidas era brutal. “Las rentaba a los promotores a granel, con el entendimiento de que las niñas tendrían sexo con el promotor y todos los luchadores que las quisieran. A los promotores les gustaba el sexo gratis, pero lo que también les agradaba era que los muchachos no lo tenían que buscar por fuera, evitándose así algún problemilla… Si alguna se negaba, era violada”, relató Banner en alguna ocasión.  

Las anécdotas de explotación y malos tratos son bien resumidos en un especial del sitio especializado SuperLuchas.

¿Pero por qué la WWE se empeñó en que la batalla llevará el nombre de Fabulous Moolah?, simple: era uno de los soldados más fieles de Vince McMahon, dueño de la empresa. Su relación es bien conocida, además fortaleció el estereotipo de la luchadora bonita pero sin talento dentro de la compañía por años.

LEE MÁS: Cuando las Divas mueren, las luchadoras aparecen.

Quienes no se quedaron callados fueron los aficionados del pancracio que expresaron su descontento con el homenaje y rápidamente hicieron una petición en Change.org, que hasta el momento de escribir estas líneas contaba con más de 10 mil firmas.

Este movimiento de los seguidores de la WWE hizo eco en donde más le duele a las compañías, en el dinero. Snickers, marca de chocolates y patrocinadora oficial de WrestleMania 34, expresó su malestar con esta decisión a través de un comunicado. “Recientemente advertimos a World Wrestling Entertainment de su decisión de honrar a una ex-luchadora durante el próximo evento WrestleMania 34. Teniendo unos principios corporativos basados en la defensa de entornos de inclusión que muevan a la gente a alcanzar todo su potencial, esto es inaceptable. Estamos en discusiones con WWE para expresar nuestra decepción”.

Ni tarda ni perezosa, la WWE reculó y cambió el nombre del evento a “Batalla campal femenina”, así, sin homenajes. La portavoz del cambio de nombre fue Stephanie McMahon a través de Twitter“Gracias al Universo WWE por usar su voz. Lo más importante es que la ‘Batalla Campal Femenil de WrestleMania’ será un combate histórico y es parte de nuestro inquebrantable compromiso con nuestra División Femenil”

El nombre de Moolah siempre será mencionado en la historia de la lucha libre, pero ahora tiene tintes macabros que la hacen uno de los personajes más oscuros dentro de la WWE. Tarde, pero la empresa cambió de opinión para bien. Así lo ha hecho la WWE, afortunadamente ahora le tomó días y no años en tomar el camino correcto. ¡Enhorabuena a todos los aficionados a la lucha libre que provocaron un cambio importante!.