Ashley Massaro, ex luchadora de la WWE, demandó a la empresa de los McMahon por una agresión sexual de la que dijo haber sido víctima durante su estadía en la compañía.

De acuerdo con información del Boston Globe, la atleta relató que en 2006 el roster de luchadores realizó un viaje a Kuwait para llevar a cabo una función especial para los militares que se encontraban allí haciendo base. La ex diva declaró haber sido objeto de acoso por parte de los uniformado y que al informar a WWE esta no llevó a cabo ninguna acción para solucionar el problema. Massaro además dijo que la compañía fue responsable de sus problemas de depresión y ansiedad, pues nunca le informó de los riesgos de recibir tantos golpes en la cabeza.

Con esta ya son 59 las demandas que WWE ha enfrentado en la corte.