¿Jugadores aumentan su valor si su equipo ingresa a liguilla?

Llegar con tu equipo a la liguilla no te garantiza el éxito, pero si eres un referente puedes triplicar tu valor en el mercado.

El primer objetivo de todos los equipos de la Liga Bancomer MX es calificar a liguilla y ser campeón, eso si no peleas el descenso. Algunos jugadores buscan mejorar sus contratos, percibir un mejor salario o ser transferidos a otro equipo y así elevar su nivel de vida.

“El equipo está para ser campeón” o “Pensamos en calificar a la liguilla y ser campeones”, son las frases que escuchamos en cada inicio de temporada por parte de los directivos y entrenadores de los diferentes clubes. El objetivo es claro y para los jugadores también. Si el futbolista tuvo un mal torneo, la fase final puede ser una revancha para terminar bien.

En el ranking de las ligas más poderosas del mundo de 2015, hecho por la Federación Internacional de Historia y Estadística de Futbol, el campeonato mexicano se ubica en el lugar 20 del top 40 y suele ser un mercado atractivo para el futbolista chileno y peruano, por ser ligas inferiores.

¿Se revaloran los futbolistas que llegan a las finales en la liguilla?

Podemos pensar que si un futbolista llega a liguilla podría aumentar su valor en el mercado, pero no precisamente sucede ser así. Uno podría aumentar su valor si es referente del equipo o individualmente destaca, pero un gol en la final y levantar el campeonato no te asegura un nuevo valor.

El especialista en mercadotecnia del deporte Francisco San José, nos pone un ejemplo: en la final del torneo Apertura 2015 Pumas y Tigres se enfrentaron y al final del cotejo Guillermo Vázquez mandó al terreno de juego a Silvio Torales. El paraguayo había disputado dos partidos de liga en todo el torneo, pero anotó el gol que mandó el encuentro a tiempos extras y le dio a Pumas otra oportunidad para conseguir el campeonato, aunque al final no lo consiguieron. Dos días después fue puesto transferible y no se mantuvo en el club.

San José explica que los jugadores en liguilla mejoran su valor, pero la fase final del torneo no es determinante: “si ganas la liga y metes tres goles puedes mejorar tu contrato y aumentar tu valor”.  

Ismael Sosa ha sido uno de los casos de éxito, debido a su destacada actuación individual con los Pumas logró aumentar su costo. Sosa llegó al club Universidad por 2.2 millones de dólares, el ofensivo llevó a Pumas a una final y los encaminó hasta los cuartos de final de la Copa Libertadores.  

En julio de 2016 los Tigres de Ricardo Ferretti desembolsaron siete millones de dólares para llevarlo a Monterrey. Más del triple de los que pagó la Universidad Nacional.

Una clasificación a liguilla o un gol en la final no garantizan un mejor contrato ni la permanencia en un equipo de futbol, pero la constancia y las actuaciones individuales sí llevan al éxito económico y deportivo.

 

Publicidad