Uruguay: el ‘destroyer’ de las Copas del Mundo

Uruguay calificó al Mundial de Rusia 2018 como segundo lugar de Conmebol, por lo que el Grupo A no debería significarse problema alguno.

Con el Mundial que está por venir, renacen las esperanzas de muchos aficionados alrededor del mundo, pero también de muchos países que luchan por revivir y recordar su grandeza, misma que se extinguió hace mucho tiempo; en el caso de Uruguay hace 68 años para ser exactos.

Muchos dicen que en el Río de la Plata nació el futbol, que de ahí salieron los mejores jugadores de la historia. Es cierto, podríamos enumerar algunos que han aportado mucho al deporte, pero no nos arriesgaríamos a aseverar que en Latinoamérica se trata mejor a la pelota.

Lee más: La Copa del Mundo, el objeto que más desean los amantes del futbol.

Hay dos combinados que aportan un porcentaje de pasión muy alto cada que califican a una Copa del Mundo: Argentina y Uruguay. Dos selecciones que todo el mundo quiere evitar.

Uruguay calificó a Rusia 2018 en segundo lugar de la eliminatoria más complicada para acceder a la máxima justa mundialista, la de Conmebol. Los Celestes solo estuvieron por debajo de Brasil. Sus buenas actuaciones en la clasificación parecieron otorgarle el premio de estar en el Grupo A, uno de los más sencillos de la competencia. Egipto, Rusia y Arabia Saudita son los rivales a los que los yoruguas tendrán que vencer para meterse a la siguiente ronda. De los tres, quien podría complicarse un poco más es Egipto y todo por tener al hombre del momento: Mohamed Salah. Del otro par no esperamos mucho.

Uruguay es historia pura, albergó la primera Copa del Mundo y lo hizo gracias a un motivo político. Jules Rimet, que en ese entonces era el Presidente de la FIFA y principal impulsor del máximo torneo de futbol, le otorgó a Uruguay la competencia debido a que el 18 de julio de ese año se cumplían 100 años de la jura de la Constitución en el país sudamericano y lo festejarían en plena justa.

Selección Uruguay, 1930.

El primer Mundial de la historia se disputó del 13 al 30 de julio y participaron únicamente 13 equipos: Uruguay, Bélgica, Argentina, Francia, México, Bolivia, Brasil, Rumania, Yugoslavia, Estados Unidos, Chile, Paraguay y Perú.

El torneo se dividió en cuatro grupos: tres de tres equipos y uno de cuatro. Calificarían los líderes de cada uno y a partir de ahí comenzaría la eliminación directa. En aquel momento, nada comparado con lo que pasa hoy, el sorteo se realizaba una vez que los equipos llegaban, en barco, a tierras mundialistas, los organizadores no querían sortear selecciones que no llegaran a competir.

Jugando de local, Uruguay terminó como líder de su grupo, luego se enfrentó a Yugoslavia y los derrotó 6-1 en semifinales, curiosamente el mismo con el que su vecino, Argentina, derrotó a Estados Unidos. La final también tuvo un seis tantos: La Celeste venció 4-2 a la Albiceleste. Así obtuvimos al primer Campeón del Mundo.

En los últimos Mundiales Uruguay ha sido protagonista, tal vez la Garra Charrúa es la que genera tanta empatía, muchos vieron a Luis Suárez como un cobarde cuando en Sudáfrica 2010, metió la mano y el balón, que estaba apunto de meterse en su portería para culminar con el encuentro y que Ghana los eliminara en cuartos de final. Contrario a todo eso, Suárez fue expulsado y el penal fue errado por Asamoah Gyan. La imagen posterior es espectacular y emotiva: Suárez con la playera entre los dientes, agobiado y esperando lo peor. Minutos después se convertiría en héroe, Uruguay derrotaba 4-2 a los africanos desde los once pasos.

Desde que aquel mundial si una pelota va directo al arco y un jugador mete la mano para impedirlo, se marcara gol. Mano sobre gol= gol.

Lee más: Los aficionados mexicanos en un Mundial solo significan una cosa: caos.

Uruguay no solo presume ser el primer campeón del mundo, sino también ostenta haber derrotado a Brasil, en el Maracaná, en una final de Copa del Mundo en 1950. El Maracanazo después de que dos Mundiales, 1942 y 1946, fueron suspendidos por la Segunda Guerra Mundial.

Uruguay es el destroyer de los Mundiales; en Brasil 2014, Colombia los eliminó en octavos de final, una participación desafortunada que quedó marcada (literal) por uno de sus mejores jugadores en los recientes años: Suárez. El hoy delantero del Barcelona, volvió a protagonizar uno de los momentos más icónicos y polémicos de la historia de las Copas del Mundo: mordió, en el tercer partido de la fase de grupos, al italiano Giorgio Chiellini.

En Rusia, durante su participación número 13, los dirigidos por Óscar Washington Tabárez serán fuertes candidatos a quedar, por lo menos, entre los mejores ocho. Ya veremos.

Publicidad