La máxima empresa de Artes Marciales Mixtas, la UFC ha decidido mover de sede el evento 232, todo con el objetivo de solapar el doping de un peleador. Dicha batalla estaba pactada para realizarse el próximo 29 de diciembre en la Arena T-Mobile de Las Vegas, Nevada.

Peleador de la UFC reta al Canelo [Video]

El evento estelar de la UFC 232, tiene como pelea principal a Jon Jones contra Alexander Gustafsson por el campeonato de pesos semipesados, el problema es que todos los planes acaban de cambiar por un examen antidoping.

Resulta que previo al combate la Comisión Atlética de Nevada realizó una prueba antidoping a Jon James, la cual dio positivo y comenzó el relajo. Los resultados arrojaron que en su organismo existe la sustancia prohibida conocida como metabolito M3, mismo que le encontraron en 2017.

El año pasado Jon Jones enfrentaría a Daniel Cormier, pero por dar positivo lo castigaron con una multa y le retiraron el cinturón. En este último examen la comisión ha encontrado rastros de la sustancia no permitida, por lo que podría tratarse de residuos que permanecen desde hace un año en el organismo del peleador.

Todo esto ha incomodado a Dana White, el presidente de la UFC, quien después de lo acontecido decidió cambiar la sede del evento de la Arena T-Mobile de Las Vegas al Forum de Inglewood en California. La cartelera no cambiará, se verán las caras en el evento principal Jon Jones y Alexander Gustafsson por el título semipesado; y la coestelar será entre Amanda Nunes y Cris Cyborg por el cinturón de peso pluma. Completan la cartelera estelar: Carlos Condit contra Michael Chiesa, Ilir Latifi versus Corey Anderson y Chad Mendes frente a Alexander Volkanovski.

Mexicano consigue brutal nocaut en la UFC [Video]

La idea de mover la batalla es por temor a que Jones sea suspendido por la Comisión de Nevada, de esta forma en el nuevo lugar no podrán intervenir en el caso de dar positivo. Es una estrategia de la UFC para que su evento 232 no sea suspendido.

Así que la batalla se mantiene para la misma fecha, los únicos afectados son los aficionados que ya habían adquiridos sus boletos para vivir el último numerado de la empresa.