Sarah Moras del UFC pide donaciones para su campamento de pelea

Muchas veces vemos a los peleadores del UFC luciendo trajes carísimos, autos exclusivos y hasta brillantes joyas (basta ver las conferencias de Conor McGregor contra Mayweather en el tour de...

Muchas veces vemos a los peleadores del UFC luciendo trajes carísimos, autos exclusivos y hasta brillantes joyas (basta ver las conferencias de Conor McGregor contra Mayweather en el tour de la semana pasada). Sin embargo, los peleadores que aún no tienen un cartel de renombre y que viven de las peleas preliminares se preparan sin lujos y hasta tienen que pedir donaciones para sus campamentos como le sucedió a la canadiense Sarah Moras (4-2).

A través del sitio GoFoundMe, Moras inició una campaña de ayuda rumbo a su compromiso que tendrá el 9 de septiembre en la cartelera del UFC 215 (evento que aún no tiene eventos estelares definidos) y que enfrentará a la norteamericana Ashlee Evans Smith (5-2) en Edmonton.

 

En su campaña, Sarah Moras escribió: “Quiero competir y ser la mejor peleadora, yo puedo serlo pero no lo puedo hacer sola, ya que quiero ser capaz de tener un entrenamiento de tiempo completo sin tener un segundo trabajo para mis gastos (renta, teléfono, comida y suplementos nutricionales). También quiero estar segura que mi cuerpo está en la mejor forma y condición que se pueda, y para eso necesito pagar… además de diferentes formas de recuperación y rehabilitación por pequeñas lesiones que ocurran durante el campamento de la pelea”.

Hasta el momento, Moras ha conseguido que la gente la apoye con 1,500 dólares de los 10 mil que  puso como meta. Actualmente la canadiense posee un récord de 1-1 dentro del UFC, aunque no ha peleado en poco más de dos años. En su última pelea, Moras ganó 10 mil dólares tras perder ante Jessica Andrade (16-6).  

No es la primera ocasión que un peleador del UFC comienza una campaña de beneficio y apoyo para sus campamentos. El año pasado Paul Felder pidió ayuda para poder llevar a un elemento de su esquina para un combate en Brasilia, Brasil.

Publicidad