Mucha de la grandeza de Conor McGregor se reduce a solo 13 segundos. Ese famoso tiempo que tardó en vencer a José Aldo en la pelea por el campeonato de peso pluma y que dejó asombrado al mundo entero de las artes marciales mixtas y que algunos consideran una de las finalizaciones más contundentes. Sin embargo, la importancia en su persona y en la UFC de McGregor obliga a una lectura más profunda. ¿Qué papel juega en la empresa más importante de MMA? ¿Quién es en realidad Conor McGregor?

Khabib Nurmagomedov: Así es el rival de Connor McGregor

McGregor no es un deportista común. No es un tipo cualquiera. Sonará muy trillada la frase de “lo amas o lo odias”, pero con el irlandés se cumple a cabalidad. Sus virtudes para algunos, son sus defectos para otros, una situación que los aficionados y principalmente la UFC siempre agradecen.

Conor sabe perfectamente lo que representa en la UFC. Tanto él, como el presidente Dana White lo han dejado claro muchas veces. Él es la imagen de la empresa. El tipo que vende más que cualquiera y el que ha llevado a las MMA (junto a Ronda Rousey) a otro escalón.

“Ahora todos ganan más y yo he ayudado a que eso sea posible”, aseguró Conor tras su segunda pelea con Nate Díaz, mientras él en 2016 llegó a ganar más de 7 millones de dólares, gracias a por PPV’s vendidos y peleas.

Por su parte, a unos días de que Conor regrese al octágono tras 693 días fuera, Dana White admitió que “Conor McGregor es mi Muhammad Ali, mi Mike Tyson. Lo supe desde que me senté a cenar con él. Me dije ese chico va a ser una estrella”, demostrando el ‘altar’ en que tiene postrado al irlandés y dándole su respectiva importancia..

En las peleas, The Notorious es espectáculo seguro, capaz de ganar por la vía del KO en 7 de las 10 que ha protagonizado en la UFC, como la ya mencionada con Aldo o la última que tuvo, frente a Eddie Álvarez y en la que logró la hazaña de ostentar dos cinturones de pesos diferentes al mismo tiempo. Pese a esto, su arrogancia también provoca muchos enojos y su actitud antes de los combates o en otros momentos son, para algunos, despreciables.

Para ejemplo de lo anterior está el capítulo en el que le robó el cinturón a Aldo antes de su pelea, cuando el cetro aún le pertenecía al brasileño o el recién juego de manos y patadas que protagonizó en el careo con Khabib Nurmagomedov o su llegada tardía de 25 minutos antes de la última conferencia de prensa previo al UFC 229, lo que Khabub tomó como una falta de respeto. Hasta aquí, muchos pueden pensar que es su personaje y quizá sea cierto, pero a final deja una mala imagen de él y de la UFC de la que es rostro.

Mafia pone precio a la cabeza de Conor McGregor

Sin embargo, lo de McGregor también ha sobrepasado lo de un simple personaje, ya que ha estado involucrado en otros temas, como el racismo en el efímero paso por el boxeo contra Floyd Mayweather o el ataque a un camión de la empresa que provocó que fuera arrestado, noticias que trascendieron más allá del mundo de las MMA.

Sí, Conor no deja indiferente a nadie y cada quien lo ve con los ojos que quiere. Regresa al octágono a poco menos de dos años de su última pelea. Y sí, vuelve con su arrogancia de siempre, con sus fanáticos queriéndolo ver ganar y sus detractores pidiendo que lo destrocen. Lo único que es cierto es que la UFC este sábado 06 de octubre, en Las Vegas, volverá a ser el centro del universo deportivo todo a gracias a Conor y su capacidad de generar millones y millones de dólares.