Donald Trump, Brady y James: política en el vestidor

“Have a nice day”. “Tengan un buen día”. La frase está incrustada en el imaginario colectivo estadounidense como un símbolo de cortesía acartonada que termina cualquier conversación. Tom Brady aplicó...

“Have a nice day”. “Tengan un buen día”. La frase está incrustada en el imaginario colectivo estadounidense como un símbolo de cortesía acartonada que termina cualquier conversación. Tom Brady aplicó la regla cuando fue cuestionado por las declaraciones sexistas de Donald Trump.

A pesar de que su respuesta se limitó a la frase, en ella, llevó un contexto que funcionó como una extensa. La asociación del mariscal de campo con el empresario y candidato es conocida. Incluso, a inicios de su campaña, Brady recibió una gorra de “Make America Great Again”, lo que suscitó una primer polémica.

Esto además, se conforma en un contexto donde ni siquiera los presidentes republicanos (partido de Trump) apoyan al candidato, donde figuras públicas se han manifestado en su contra y donde el panorama internacional tampoco ve con buenos ojos que el próximo habitante de la Casa Blanca fuera el empresario.

“¿Qué es una charla de vestidor? No es lo que aquel tipo dijo. No faltamos al respeto a ninguna mujer, sin importar su forma”. LeBron James

La política en el vestidor: la excusa de Trump, para disculpar un problema que se añade a su lista de discriminación y odio. Las diferencias, más allá de si se apoya o no, es que en el caso del deporte, LeBron James si respondió con algo más que “have a nice day”.