¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

El Trinche Carlovich, mejor que Maradona, Messi y Riquelme

El Trinche Carlovich es un mito absoluto del futbol argentino.
El Trinche Carlovich es uno de los personajes más míticos del futbol argentino (Foto: Los Pleyers)

“¿Va a jugar ‘El Trinche’?”, preguntaban los aficionados del Central Córdoba de la B Metropolitana de Argentina —que en 1986 se convirtió en la Nacional B—, de la respuesta dependía que el estadio se llenara. La mayoría de las veces alineaba y las gradas reventaban.

Tomás Felipe Carlovich nació en Rosario, Argentina, el 20 de abril de 1949. No sabe en qué momento lo apodaron El Trinche y tampoco por qué nunca jugó en Primera.

No existe un video que certifique la magia de El Trinche; su talento se dio a conocer a través de la lengua. Los escépticos dudarán y pondrán en entredicho la capacidad de Carlovich, pero cuando íconos del futbol argentino como Bielsa, Pekerman, Menotti y Valdano lo certifican, la situación da un vuelco gigante.

Juan Román Riquelme, Diego Armando Maradona o Fernando Redondo; no existe comparación para el inventor del “caño doble”. Dicen, quienes lo vieron jugar, que te hacía un túnel y te esperaba para volverte a pasar el balón por debajo de las piernas.

Menotti lo describe como el típico jugador rosarino que juega en el potrero. Los partidos de Central Córdoba, donde pasó la mayoría de sus años, se anunciaban como función de circo, solo que no era el hombre bala ni los equilibristas, era El Trinche.

Los únicos dos encuentros que jugó en Primera, los disputó con Rosario Central. Miguel Ignomiriello lo echó porque no servía para su forma de juego. Seguramente ahí comenzó el rechazo mutuo entre el futbol profesional y El Trinche.

La leyenda de Tomás Carlovich se nutre de voces que él niega

En 1974, rumbo al Mundial de Alemania, la Selección Argentina decidió disputar un encuentro frente a un combinado rosarino, 5 jugadores de Rosario Central, 5 de Newells´s Old Boys y uno que no jugaba en primera, Tomás Carlovich.

El combinado de Rosario venció 3-1 a la Selección que viajaría a la Copa del Mundo. Nadie sabía quién era el tal Carlovich pero esa noche había sorprendido a propios y extraños.

Selección de Rosario, 1974.

Después, cuando César Luis Menotti asumió la dirección técnica de Argentina, lo convocó para una preselección. El Trinche no asistió, nadie sabe el motivo. El propio Menotti argumenta que Tomás se había ido a pescar y no había podido regresar a su convocatoria. El Trinche lo negó diciendo que a él no le gustaba pescar.

El tema de la pesca persiguió a Carlovich durante su carrera futbolística. Cuando Independiente Rivadavia lo compró, el presidente del club le regaló equipo de pesca y El Trinche respondió: “En mi vida he pescado y no me gusta pescar”.

A Carlovich no le gustaba entrenar, no tenía la disposición que cualquier jugador promedio muestra para convertirse en un astro del futbol. Decidió convertirse en algo más grande, un mito.

El Trinche tiene murales en Rosario, quien lo encuentra por la calle le toma fotos, como la que utilizamos para este artículo. Alejandro Nannini lo halló en unas canchas de futbol amateur, en un barrio de Rosario. Su aspecto es muy común, incluso podría pasar como un indigente, pero no, es el mejor jugador de futbol que ha dado Argentina.

Sólo hay un video de Carlovich jugando y pertenece a la película Se acabó el Curro (1983), El Trinche viste playera azul con el 10 en la espalda y al inicio realiza una gambeta.

Este 08 de mayo de 2020 se dio a conocer la muerte de El Trinche después de que fuera asaltado y golpeado, todo para robarle su bicicleta. Carlovich estuvo internado en terapia intensiva y fue inducido a un coma del que ya no pudo recuperarse.

“Era nuestro ídolo. Hoy estamos muy conmovidos. Todavía voy a las canchas de Buenos Aires y me preguntan por él, por cosas que hizo 40 años atrás. Era verdad que se transformaba en un mito“, expresó el presidente del club Central Córdoba, donde El Trinche era un ídolo total.

Se puede poner en duda el talento de Tomás Felipe Carlovich, de lo que no podemos vacilar es de los testimonios de las leyendas argentinas sobre el mito más grande del futbol argentino.