El olvido del Chapecoense

De aquel accidente sólo quedan los ecos de las familias que reclaman justicia; los apoyos que no llegaron y el olvido del mundo futbolístico.

En la historia reciente del deporte no existe otra tragedia como la del Chapecoense. Un avión que se desplomó y dejó sin vida a 71 personas, 19 de ellas jugadores del club representante de Chapecó. Todo lo contrario a lo que había ocurrido con el club brasileño, que solo sabía ir hacia arriba.

Se fundó en 1973, desde sus inicios dio tumbos debido al bajo presupuesto que no solo afectaba las contrataciones, sino también los sueldos de los que ya estaban.

Hasta que fruto del trabajo y esfuerzo, el 16 de noviembre de 2013 lograron ascender al máximo circuito del futbol carioca, el Brasileirao. Tres años después llegarían a la final de la Copa Sudamericana en contra de Atlético Nacional, pero no la disputarían.

El Huracán del Oeste nunca gozó de popularidad, Chapecó apenas cuenta con 200 mil habitantes, de los cuales solo el 5% apoyaban al Verdão según un artículo de El País. La popularidad llegó, lamentablemente, después del accidente.

El mundo del futbol se mostró conmocionado por el accidente del club brasileño. Muestras de apoyo por todos lados, playeras de otros clubes con el escudo de los de Chapecó impreso. Hasta los argentinos, que a lo largo de la historia han exhibido su odio deportivo hacia los brasileños, se sumaron. Fueron 25 clubes de Argentina inmortalizaron al Huracán del Oeste en sus uniformes.

***

Solidaridad en tiempos de Twitter

La tragedia del 28 de noviembre por supuesto que tocó las fibras más sensibles. Clubes de todo el mundo mostraron su apoyo por medio de las redes sociales, como si cada tweet sirviera de consuelo para los deudos. Cuatro meses después Plinio David de Nes, presidente del Chapecoense, declararía que de los clubes europeos que se pronunciaron, el único que ayudó económicamente fue el Barcelona.

Los catalanes invitaron a los brasileños a disputar el trofeo Joan Camper y donaron la mitad de la taquilla. El encuentro se disputó el 7 de agosto de 2017, los azulgrana golearon 5 a 0 a los verdes. El resultado era lo de menos, la ayudaba estaba en proceso. El apoyo traspasó las pantallas de los celulares.

El Atlético Nacional, equipo con el que disputarían la final de la Sudamericana, pidió a la Conmebol que se declarara campeón de la competición al Chapecoense y el dinero otorgado al ganador se destinara a las familias de los fallecidos.

En la liga local, los equipos del Brasileirao se pronunciaron y dijeron que apoyarían al club cediendo jugadores para que pudieran disputar los torneos próximos. Solo tres aportaron jugadores: Palmeiras (3), Cruzeiro (2) y Flamengo (1).

Foto: Daniel Isaia.

***

¿Filantropía u oportunismo?

A raíz de la tragedia un mundo de jugadores ofrecieron de manera gratuita sus servicios para alinear con el Verdão. Claro que generaron interés en la prensa y sus declaraciones se expandieron. Una fórmula perfecta: jugadores que fueron iconos apoyando a la tragedia: Ronaldinho, RiquelmeGudjohnsen y Saviola, por mencionar algunos. A un año del accidente ninguno pisó la cancha con los brasileños.

No queremos aventurarnos y pensar que lo hicieron por publicidad (sería muy cruel de nuestra parte), creeremos que no se dio la oportunidad y los jugadores que se proclamaron lo intentaron hasta el cansancio y por una u otra situación no lo lograron.

***

La actualidad del Chapecoense

Un año después del lamentable suceso, el club brasileño se salvó del descenso y ninguno de los jugadores que gritaron su apoyo estuvo ahí. Según otro artículo de El País, las familias de los fallecidos siguen peleando por justicia y argumentan que el club ha cerrado contratos millonarios para realizar documentales y toda clase de productos en torno a lo sucedido el 29 de noviembre de 2016, y ellos no han recibido ni un centavo.

Aunque el club fue eliminado de la Copa Libertadores por la alineación indebida de un jugador en un partido de fase de grupos en contra de Lanús, Rui Costa, el actual director deportivo del Chapecoense, celebró la permanencia del Huracán del Oeste en la Serie A de Brasil.

Sin duda de aquel accidente solo quedan los ecos de las familias que reclaman justicia; los apoyos que se quedaron en las redes sociales y el rápido olvido del mundo futbolístico. Lo que inevitablemente nos lleva a pensar que la tragedia fue utilizada para escalar un peldaño con dirección a quién sabe dónde.

Publicidad