Tom Brady, el chico “bueno-malo” de la NFL regresa a los emparrillados

Uno de los mejores mariscales de campo “regresa” a la NFL. Después de los partidos de suspensión por el “deflategate”, Thomas Patrick Edward Brady (Tom Brady para los cuates) volverá a los...

Uno de los mejores mariscales de campo “regresa” a la NFL. Después de los partidos de suspensión por el “deflategate”, Thomas Patrick Edward Brady (Tom Brady para los cuates) volverá a los emparrillados de manera oficial, tras cuatro semanas distanciado del futbol americano.

Pese a ser una de las estrellas del juego, es imposible no señalarlo como uno de los grandes culpables del problema que lo alejo del terreno. El 18 de enero de 2015 Brady fue complice (llamémoslo así) de la trampa hecha por su equipo frente a los Indianapolis Colts, en un enfrentamiento que terminaron ganando por un abultado 45-7. Días después se destaparía el escándalo y, en febrero, los Patriots conquistarían el título de la NFL en medio de la polémica.

Pasaron meses de investigaciones y el 11 de mayo se dictó “sentencia”: Brady sería suspendido y su club tuvo que pagar un millón de dólares de multa. Como se esperaba, el mariscal apeló la decisión, pero después aceptaría la sanción impuesta. Thomas, claramente, era el chico malo de la NFL.

“Espero regresar cuando tenga que regresar, estaré apoyando al club y espero que salgan y ganen todos los partidos”, fue lo que sentenció el QB, cuando decidió poner fin a la apelación del caso.

Ya en la temporada, durante la ausencia del quarterback, los Patriotas no tuvieron un mal comienzo, de hecho fue casi perfecto, hasta que aparecieron los Bills de Búfalo y echaron todo a perder (para algunos). La vuelta del QB cambiará la cara del equipo, su esencia (¡ay ajá!). Y no es que Jimmy Garoppolo y Jacoby Brissett lo hayan hecho mal, pero parece que Brady no dejó de ser el “motor” aun en la lejanía.

Tampoco se trata de adular al lanzador de los Patriotas, pero minimizar su regreso a las canchas resultaría un error (sin dejar de ver su claro historial negativo). No es poca cosa para la comunidad patriota que su líder tome los controles de nuevo, considerando que, por un mes entero, no pudo tener comunicación alguna con los miembros de la plantilla. Jugadores, entrenadores, dueño, médicos, masajistas, todo estuvo fuera del alcance de Tom.

Sí, quizá el castigo se lo ganó a pulso, mintiendo u ocultando información sobre esos balones desinflados en el partido contra los Colts, pero su calidad y valor en el juego no se puede poner a discusión.

Ganador de cuatro anillos de Superbowl, el lanzador regresa al campo como se fue, dividiendo opiniones. Unos lo odian porque alguna vez les ganó el Super Tazón o por su falta de ética como deportista; otros suspiran por verlo de nuevo para guiar al equipo.

Al final, siempre que se hable de Tom Brady será así: una gran carrera, ensuciada por un gran escándalo (ojalá sólo sea uno). ¿Tú con qué Brady te quedas?

Publicidad