Dejan libre a barrista que casi mata a aficionado de Tigres

A más de un año del hecho, un agresor involucrado en la golpiza hacia un aficionado de Tigres quedó libre tras pagar una fianza
El tema aún da de qué hablar. (Foto: Captura)

El 23 de septiembre del 2018 es una de las fechas más negras para el futbol mexicano. Por más que la Liga MX quiera hacernos creer que no, hace tiempo que la violencia no rebasó.

Te recomendamos: Gignac se sincera: “No le voy a mentir a Tigres, Boca me encanta”

Previo a la edición del Clásico Regio 117, un aficionado de Tigres fue reportado como gravemente herido luego de que le propinaran una golpiza que casi le provoca la muerte. Tras las heridas, Rodolfo Manuel Palomo Gámez permaneció alrededor de un mes en un hospital de la Sultana del Norte. Las consecuencias fueron un disminución de movilidad del hemisferio del lado derecho.

Algunos de sus agresores fueron detenidos y puestos a disposición de las autoridades. Y hoy, Christian Vázquez Zarazúa, de 29 años, fue puesto en libertad tras pagar por el reparo de los daños ocasionados. Algo que también ayudó para que saliera del reclusorio fue que los hermanos, Alan Aarón y Ángel David se entregaron a las autoridades el 27 de noviembre del 2018.

A través de un comunicado, la Fiscalía General de Nuevo León dio a conocer que “en septiembre en ejecución de sentencia, solicitó condena condicional y en octubre un juez le otorgó el beneficio de reparar el daño en satisfacción de la víctima y depositar la fianza que se impusiera”.

El agresor formaba parte de la porra oficial del Monterrey, La Adicción. Cuando se le detuvo se le puso una condena de cuatro años y nueve meses en prisión, junto con Adrián Rosendo, otro barrista involucrado que fue capturado días después de la riña.

¿Qué fue de Rodolfo Manuel Palomo Gámez?

Su recuperación ha sido lenta, pero efectiva. Su progreso es positivo, incluso Tigres lo invitó al Estadio Universitario donde llegó caminando por su propio pie. Además, el club le hizo entrega de una playera oficial.

Y por si te lo perdiste, Joao Maleck se encuentra preso en el Penal de Puente Grande donde espera su sentencia por provocar la muerte de dos personas. Mientras ese día llega, el joven se volvió entrenador en la cárcel con tal de no perder el ritmo:

Publicidad