Teo González, el comediante que dejó el futbol profesional para contar chistes

Teo González recordó cuando incursionó como futbolista profesional al ser portero del León
(Foto: Instagram)

En estos tiempos es difícil no saber algo. Las herramientas que hoy tenemos a nuestro alcance nos permiten conocer cosas que hace años era inimaginable.

Te recomendamos: La fórmula de León para ascender a la Primera División

Algo que muchos suelen hacer es ponerse a investigar sobre la vida de su figura pública favorita, no importa así se trate de la persona más introvertida que prácticamente no da a conocer nada de su vida privada.

Probablemente varios de ustedes ubiquen al comediante mexicano de la colita de caballo, Teo González, quien se caracteriza por tener un humor muy blanco y familiar.

Él es uno de los encargados de hacernos reír y vaya que lo ha hecho bien, pero lo que pocos saben es que hace unos ayeres su verdadera profesión no era contar chistes, sino defender la portería de los Panzas Verdes del León de la Primera División del futbol mexicano.

En una charla en YouTube con el Escorpión Dorado, Teo González se sinceró y reveló que su sueño de niño era ser futbolista profesional y lo cumplió.

“Jugué en Primera División. En el León jugué tres años y jugué en Cachorros que fue una filial del León en Segunda. E hice una pretemporada en Tercera con Azucareros de Córdoba, de hecho con ellos todavía nos seguimos viendo para echar la cascarita”, confesó el comediante de 59 años.

En entrevistas anteriores, Teo señaló que su etapa como guardameta se acabó sin siquiera debutar, debido a que se sintió traicionado por la directiva de los Esmeraldas, quien le prometió seguir en el plantel y de último momento le dieron las gracias.

La comedia lo arropó

Al ser originario de León, Guanajuato, Teo González vio cómo en las carpas que llegaban a la ciudad se presentaban shows de comedia.

Mientras intentaba triunfar en el León, sus amigos lo levaron a un bar y prácticamente lo obligaron a subirse al escenario para que contara chistes. A partir de ahí, el dueño del lugar lo invitó para que hiciera su propio show. El artista declinó esa primer oferta porque en ese momento quería trascender como futbolista.

Posteriormente, Teo González se dio cuenta de que ganaría más como comediante que en el balompié, entonces decidió colgar los botines para darle vida el hombre chistoso de la cola de caballo.

Y por si te lo perdiste: