¿Qué sucede cuando Pumas y América empatan?

El marcador más frustrante para los aficionados de Pumas y América es un empate a ceros, porque desde hace días hicieron apuestas, retaron a sus conocidos y argumentaron a favor...

El marcador más frustrante para los aficionados de Pumas y América es un empate a ceros, porque desde hace días hicieron apuestas, retaron a sus conocidos y argumentaron a favor de su equipo. Para el partido se preparan, cancelan sus pendientes y sacan su fanatismo para apoyar, pero la verdad es que después de un empate se desilusionan, un aficionado busca en todos los sentidos defender a su club: que si jugaron mejor, que el árbitro los perjudicó o que ellos tuvieron más aproximaciones del gol, pero después de un empate todo es frustrante.

Ahora que está moda ensalzar nuestro fanatismo al futbol previo al Mundial, entendemos o nos sumamos a un partido que se considera el clásico por parte de los aficionados de Pumas y América. Vivir un partido sin goles ahoga los gritos a gol, que en verdad sirven para sacar la frustración, el estrés o simplemente burlarte del rival, pero te frustra porque ya no vas a poder hacer mofa de tus compañeros y tus argumentos se basarán en jugamos mejor o que el árbitro los ayudó.

Cuando uno de los dos equipos gana hay dos tipos de aficionados. Uno que trata de burlarse a como de lugar del perdedor y el otro el se tiene que resignar a las burlas. Pero con el empate a ceros todos sales cabizbajos. Y seamos serios, el partido que envuelve tanto morbo durante la semana nos deja un juego que tuvo más emociones que espectáculo, mismo que se quizo aprovechar para vender más de todo.

Ahora no queda más que continuar con un día normal. Durante una semana nos engañamos pensando que iba a ser gran demostración de futbol, pero ahora nos damos cuenta que “nos emocionamos de más”, porque la verdad es que vimos el nivel que ambos equipos tienen, un nivel que nos desilusiona cuando nuestras expectativas están arriba de los que el futbol mexicano puede ofrecer.

De la misma forma sucede con la Selección y una ilusión que nos venden del quinto partido, así que no queda más que continuar con nuestra vida y desilusionarnos por algo que sabíamos que no iba a pasar.

Publicidad