Si podemos hablar de una de las películas icónicas para el deporte, en definitiva tenemos que mencionar a Space Jam: El Juego del Siglo, filme noventero protagonizado por la estrella del basquetbol Michael Jordan.

Durante años los fanáticos habíamos rogado por una secuela, y hoy este sueño se materializa después de que salieron a la luz las primeras imágenes de la segunda parte, confirmando a la estrella que ocupará los zapatos de Jordan: LeBron James.

‘Space Jam’ mantiene viva la leyenda de Michael Jordan

Como dicen por ahí, una imagen vale más que mil palabras, por lo que a la productora Spring Hill Entertainment, propiedad del basquetbolista de Los Ángeles Lakers, para dar a conocer la noticia, solo le bastó publicar una foto en Twitter un vestidor donde aparecen los nombres del director Terence Nance y el productor de la película Ryan Coogler, además de la estrella real de la película, Bugs Bunny y su nuevo acompañante, James.

https://twitter.com/SpringHillEnt/status/1042488739832913920

Durante una conferencia de prensa, el basquetbolista confesó la verdadera intención de la película: “Esta colaboración en Space Jam es mucho más que los personajes de Looney Tunes y yo. Me encantaría que los niños entendieran el poder que tienen en sus manos si no se dan por vencidos y persiguen sus sueños, y creo que Ryan consiguió eso a través de Black Panther”.

Y para ir calentando motores, en redes sociales ya circula un breve video donde aparecen LeBron, Bugs Bunny y el Pato Lucas, preguntándoles  cuántos títulos ganarán, a lo que The King deja al aire que serán varios, pues contesta que no serán ni uno, ni dos, ni tres, ni cuatro, ni cinco…

Con esto solo queda esperar a que las grabaciones empiecen para saber exactamente la trama de este nuevo filme que seguramente será todo un hit. Estas se tienen planeadas para el siguiente verano, cuando LeBron termine con la temporada en la NBA.

Tuvieron que pasar 23 años para que las nuevas generaciones también tuvieran su propio “juego del siglo”, que sin duda hará que LeBron James se catapulte no solo como el mejor basquetbolista de la época y empresario, sino también como actor dentro de su propia película.