Shaun White es el mejor deportista extremo de la historia

El octubre pasado, Shaun White se rompió la cara mientras se preparaba para los Juegos de Invierno de este año. El accidente le dejó 62 puntadas en la cara y...

El octubre pasado, Shaun White se rompió la cara mientras se preparaba para los Juegos de Invierno de este año. El accidente le dejó 62 puntadas en la cara y la posibilidad de no participar en Pyeongchang.

Shaun, de nacionalidad estadounidense, había participado en Turín 2006, Vancouver 2010 y Sochi 2014. En Italia y en Canadá consiguió la medalla de oro en la categoría de halfpipe (medio tubo) de snowboard. Y en Rusia quedó en cuarto lugar.

El día de hoy, White, también conocido como Tomate volador, se convirtió en leyenda al lograr el tercer oro en la disciplina durante sus cuartos Juegos de Invierno.

Por si no bastara con el trágico accidente que lo pudo alejar de Pyeongchang, Shaun desafió al destino y durante su rutina con la que se coronó realizó el truco con el que se partió la cara mientras practicaba. La gallardía con la que se enfrentó al medio tubo no solo le dio su tercera presea, sino que también se convirtió en la número 100 para Estados Unidos. La edad de White también era considerara como un impedimento para que el mejor atleta de snowboard de la historia pudiera colocar una medalla más en su vitrina.

Los triunfos de White no son exclusivos del hielo, en los X-Games tiene un total de 15 oros en skateboarding. Ante la posibilidad de que el ’skate’ se convierta en un deporte olímpico para Tokio 2020, Shaun se encontraría en un predicamento debido a su deseo de participar tanto en Japón como en Pekín 2022.

Estamos hablando del deportista extremo más influyente de los Estados Unidos en los recientes años. Y su vida no podría ser de otra manera. Cuando White nació fue diagnosticado con una cardiopatía congénita que lo llevó a ser operado en dos ocasiones a corazón abierto antes de tener un año.

Los clichés nos han marcado el camino y lo seguirán haciendo: la realidad siempre supera la ficción. White derrotó en la final a Ayumu Hirano, después de que el japonés de 19 años realizó en su último turno dos 1440 consecutivos (dos saltos con 4 giros), parecía que ya nadie podía quitarle la medalla, pero el ‘veterano’ con toda la historia por delante replicó la misma evolución y con una diferencia de apenas 2.50 sobre el japonés se convirtió en leyenda.

Publicidad