Los futbolistas alrededor del mundo se han convertido en en figuras públicas que no solo han ocupado las revistas deportivas, ahora aparecen en publicaciones sociales y de moda.

Y es que los sueldos exhorbitantes que perciben son el escalón para escalar al mundo del glamour. Hay que encontrar una forma decente de gastar los millones de dólares y euros.

Lee más: Sergio Ramos rompe récord de expulsiones en España.

El más reciente episodio lo tuvimos el miércoles pasado cuando Sergio Ramos, llegó a la Ciudad Real Madrid ataviado con un look retro. Pero el outfit no fue lo más sorprendente, sino el Seat 600 que conducía, un auto que se popularizó en España en los años setenta.

Diversos medios especializados en autos le han restado valor al auto ya que tiene algunas modiciaciones que lo apartan ligeramente de ser un clásico (como el par de faros delanteros, el espejo retrovisor exterior del lado del conductor y las llantas un poco más grandes que las originales, lo que devalúa su costo. Aun así, el bólido tiene un costo que ronda los seis mil euros (138 mil pesos mexicanos).

El Seat 600 fue un regalo adelantado que su hermano le hizo ya que cumplirá 32 años el próximo 30 de marzo.

Pero esta no es la única vez que Ramos ha causado revuelo con sus apariciones. El pasado 10 de febrero, cuando el Madrid recibió a la Real Sociedad en el Santiago Bernabéu con motivo de la Jornada 23 de La Liga, el central llegó al estadio con un look polémico.

Sergio Ramos, Look Sergio Ramos, Vestimenta Sergio Ramos

La ropa que vistió Ramos, previo a que el Madrid derrotara 5-2 a la Real, a muchos aficionados les pareció que fue utilizada deliberadamente por el jugador para asemejarse a los mikeletes, el histórico cuerpo policial vasco. El futbolista jamás se pronunció al respecto pero es verdad que hay mucha similitud entre ambas vestimentas.

Sergio Ramos ha llevado la sinergia de la moda y el futbol al máximo. Los looks que usa el defensa español revientan las redes sociales y al parecer no le incomoda. Ramos es provocador dentro y fuera de la cancha. Y tendría que serlo, ser capitán de uno de los equipos más importantes y con más tradición del mundo no debe ser tarea fácil.