¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Castigan a Serena Williams con alta multa económica

La tenista estadounidense Serena Williams recibió una fuerte multa de dinero como castigo por reclamos durante la Final del US Open
(Crédito Getty)

¿Racismo? ¿Machismo? ¿Cuestión de género? En los últimos días Serena Williams, de 36 años, ha sido parte de fuertes escándalos durante un par de partidos que ha disputado.

El último que protagonizó tuvo lugar este fin de semana cuando enfrentaba a Naomi Osaka durante la final del US Open. La tenista fue castigada con 17 mil dólares por concepto de tres faltas que tuvo durante el duelo.

La primera fue por 4 mil dólares por recibir indicaciones de su entrenador, la segunda por 3 mil por estrellar la raqueta y la más fuerte por 10 mil por abuso verbal, debido a la confrontación que tuvo con el árbitro. Este dinero lo podrá pagar del premio que le dan por simplemente haber llegado a la final del torneo, el cual tiene un concepto de tan solo un millón 850 mil dólares.

De este duelo, salió campeona la japonesa Osaka, de 20 años, quien dio sus primeras declaraciones respecto al papelón de la estadounidense: “Siempre fue mi sueño enfrentar a Serena en las finales del Abierto de Estados Unidos. No sé lo que ha pasado en la pista, por lo que siempre recordaré es a la Serena que quiero, esto no cambia nada para mí. Fue muy amable conmigo en la red y en el podio, no veo qué podría cambiar”, aseguró la japonesa.

Uno de los reclamos de Williams fue que muchos hombres también hacían esas escenas durante los partidos, pero sin que les impusiera alguna clase de castigo como el que le fue impuesto a ella. Ante esto, el serbio Novak Djokovic, quien ganó la rama varonil de este torneo al argentino Juan Martín del Potro, dio su opinión: “Pienso que el juez de silla no tendría que haber empujado a Serena hasta el límite, especialmente en la final de un Grand Slam. Cambió el transcurso del partido, lo que, en mi opinión, era quizás innecesario”.

Durante la conferencia de prensa, Williams siguió defendiéndose y recalcando su discurso de que todo fue un problema de género, señalando el “machismo” que existe en el deporte. No es la primera vez que la excampeona defiende la actuación de la mujer en el tenis, a lo largo de su carrera ha defendido casos que van desde la ropa que utiliza para jugar hasta los “bajos salarios que tienen las mujeres negras”.