Serah Small, jugadora de hockey que amamantó a su hija en vestidor

Poco se habla de lo que sucede en el hockey sobre hielo, pero en esta ocasión una fotografía le ha dado la vuelta al mundo. Se trata de Sarah Small,...

Poco se habla de lo que sucede en el hockey sobre hielo, pero en esta ocasión una fotografía le ha dado la vuelta al mundo. Se trata de Sarah Small, una jugadora del Grovedale Vipers, equipo canadiense de hockey hielo, a quién se observa amamantando a su hija de 8 semanas de nacida en el vestuario de su equipo, durante el descanso del partido.

Todo sucedió este fin de semana, cuando en el descanso del juego, la jugadora Sarah Small, se apresuró rumbo al vestidor para recibir a su pequeña hija y amamantarla. La fotografía fue difundida a través de su cuenta de Instagram, en donde se le observa con el torso descubierto mientras su pequeña se alimenta.

Leer más: Futbolista pierde su testículo tras brutal patada [Video].

Después de subir la imagen las redes sociales no dudaron en ponerla como un símbolo en la defensa de la conciliación del deporte con la maternidad, esto aunque ella no lo ve de estar forma, pues no tiene nada de malo  dar alimento a su hija.

Después de subir la foto, Small concedió una entrevista para CNN, en donde expuso sus motivos para publicar la imagen. “Sentí que la leche me subía mientras estaba jugando y aproveché la media parte para bajar a alimentarla”.

Sarah Small, juega para Grovedale Vipers de la Peace Country Female Hockey League de Canadá. Hace mes y medio que dio a luz a su pequeña hija llamada Ellie y tras reponerse del parto regresó para jugar con su equipo.

“Al principio tuve miedo de publicar esta foto que me encanta. ¿Por qué? Porque la sociedad ha hecho sexual el pecho, después de compartir la foto me di cuenta de que no debería ser algo de lo que estar avergonzada sino orgullosa” comentó en la entrevista.

La entrevista finalizó con un mensaje conmovedor en donde explica lo increíble que es el cuerpo humano, “ser madre es absolutamente increíble. Estoy feliz de poder hacer algo que me encanta mientras sigo satisfaciendo las necesidades de mi bebé. Nuestros cuerpos son increíbles y este fin de semana fue la primera vez que realmente aprecié el mío”.