Desde hace 20 años hay un equipo en el futbol mexicano que tiene urgencia, que todos los torneos está obligado a calificar, llegar a la final y ganar. Cruz Azul, que ha sido nombrado uno de los “cuatro grandes”, tiene una deuda pendiente con su afición y de acuerdo a su desempeño, parece que esta año ahora sí es el bueno.

En el partido correspondiente a los Cuartos de Final, que disputaron contra los Gallos de Querétaro, los cementeros dominaron y solo en algunos episodios del partido de vuelta se vieron incomodados por el rival. Cruz Azul demostró su poderío y siendo congruente con su liderato avanzó sin problema a Semifinales.

Futbolista de Cruz Azul recibirá auto de lujo si llega a la Final

En Semis, como era de esperarse, el rival subió de nivel. La Máquina se enfrentó a Monterrey, equipo que también tiene cuentas pendientes con sus seguidores. El pasado inmediato nos trae al recuerdo la final de Copa MX que ambos disputaron el pasado 31 de octubre. Ahí los cementeros se impusieron, jugando de visita, 0-2 a los Rayados que siguen sin levantar un solo trofeo en El Gigante de Acero.

La revancha estaba en la mesa y los dirigidos por Diego Alonso salieron conscientes de lo que significaba el partido. Tanto así, que al minuto tres, a pase de Dorlan Pabón, Rodolfo Pizarro remató de cabeza al borde del área chica para poner el 1-0.

Así continuaron los siguientes minutos hasta que al 18′ Pablo Aguilar se ánimo a saltar las líneas y con un pase preciso le puso el balón en la cabeza a Elías Hernández que remató a portería pero Marcelo Barovero evitó que la visita igualara el marcador.

El resto de la primera mitad, Rayados presionó y a Cruz Azul le costó trabajo encontrarse. La segunda parte inició bajo la misma temática y de inmediato, Monterrey, generó peligro en el área celeste: Dorlan lanzó un pase que Gallardo bajó para que Pizarro lo rematara, situación que no sucedió debido a que Cata Domínguez de cruzó.

Cruz Azul va por referente de Chivas

Ante la falta de ataque por parte de los cementeros, Pedro Caixinha realizó la primera modificación al minuto 55, sacó a Édgar Méndez para dar ingreso a Milton Caraglio. Ante la sustitución, el español salió inconforme y pateó la banca. El partido se equilibró y al 66′ Barovero evitó la diagonal de Roberto Alvarado que pintaba para culminar en gol.

Los siguientes minutos Cruz Azul intentó pero se encontró con una muralla rayada que no dejó de presionar y se guardó el resultado hasta el último minuto. A Cruz Azul le hubiera servido de mucho anotar de visitante, pero ahora tendrá que esperar al sábado para intentar sentenciar la serie en el Estadio Azteca.